La silla mexicana y sus creadores
Piezas icónicas que marcaron la historia del mobiliario en nuestro país.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201524/sillamex2_4319_615x.jpg
  • Miguelito. Trazos emocionales que trascienden.

El máximo representante del movimiento moderno en nuestro país, Luis Barragán, colmó una época próspera para la arquitectura mexicana de geometría rítmica y la coloreó de tonos vibrantes. Su casa-estudio, emplazada en la Ciudad de México, nos recuerda la razón por la que la arquitectura es considerada una de las bellas artes. Aunque la morada es reconocida por sus volúmenes expresivos y trazos inconfundibles, Barragán también concibió muebles que acentúan la estructura que los resguarda, como la silla Miguelito, fabricada en sabino y banqueta en los años 40. Esta pieza de líneas sencillas y francas es prueba del diseño emocional de Luis Barragán que cambió el curso de la arquitectura y del diseño mexicano.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201524/sillamex3_8069_615x.jpg
  • Sling Sloucher. Pieza maestra atemporal.

Cuando uno de los grandes representantes del modernismo en nuestro país, Don S. Shoemaker, arribó a México, la tradicional silla butaca captó su atención. Siguiendo sus propias ideas, visualizó este diseño icónico desde un enfoque modernista: su silueta debería ser orgánica y fabricada en maderas tropicales macizas y oscuras y piel. En vez de emplear el arco que conforma las patas de la butaca, ideó una bella composición con movimiento. La visión de Shoemaker se materializó en la silla Sling Sloucher, que data de los años 60, y fue manufacturada por SEÑAL, una original interpretación de los trazos mexicanos. Don desarrolló un estilo propio y atemporal, que se hace tangible en creaciones que sobresalen por su impecable funcionalidad y sencillez.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201524/sillamex4_9689_546x.jpg
  • Silla-mano. Surrealismo iconoclasta. 

“Admiro todo lo que es inútil, frívolo y extravagante. Odio el funcionalismo, el posmodernismo y casi todo lo demás. No estoy de acuerdo con la idea según la cual las casas deben ser 'máquinas de vivir'. Para mí, una casa y sus objetos deben ser algo loco que haga reír”. Siguiendo su filosofía, el gran artista apasionado de la fantasía, Pedro Friedeberg, ha creado excepcionales obras de arte. Una de ellas es esta silla en forma de mano monumental, que bosquejó a principios de la década de 1960, sin saber que la pieza se volvería un icono internacional del diseño industrial del siglo XX.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201524/sillamex5_1674_615x.jpg
  • Arrullo. Diseño poético al servicio de la humanidad.

Para Óscar Hagerman, el maestro del diseño social, el mobiliario es la más pequeña de las arquitecturas. “Al salir de la universidad fui a trabajar a la cooperativa Emiliano Zapata, en Ciudad Nezahualcóyotl, para quienes hice diseños de casi todas las piezas de una casa”. Una de ellas fue la silla para comedor Arrullo, en 1965, que recibió un premio del Instituto Mexicano de Comercio Exterior. Como la silla del cuadro de Van Gogh. “Mi diseño tiene que ver con ella, pero cuidé la comodidad y su fabricación, que fue muy sencilla. Los artesanos la copiaron y la empezaron a vender en las banquetas, en los mercados”. Con el diseño de Arrullo, Hagerman descubrió que quería compartir su vida con su gente, sentarse junto a ella, calentarse las manos frente al fuego, hablar sin prisa de las jornadas diarias, simplemente ser parte de su vida cotidiana. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201524/sillamex6_61_546x.jpg
  • Silla México. Dualidad fundida en acero.

En palabras de Diego Matthai, “las ideas son como chispas que aparecen”. Fue de esta forma, a principios de los años 70, después de haber manufacturado arte-objetos, esculturas, accesorios y mobiliario en acero inoxidable cromado, que el arquitecto Matthai vislumbró la forma de esta pieza de carácter mexicano. Inspirado por la silla tradicional de nuestro país, fabricada a mano y vigente a lo largo de los siglos, el creativo aplicó las proporciones y la esencia de este diseño atemporal en la Silla México, fabricada en acero cromado y tule tejido, y hoy una de sus creaciones más identificables, la cual sobresale por la dualidad de sus materiales. En ella, la tradición y la vanguardia, la artesanía y la tecnología se funden en un solo elemento.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201524/sillamex7_4875_615x.jpg
  • Academia. Una lección impecable de diseño mexicano.

Ezequiel Fraca, digno representante del diseño mexicano contemporáneo y creador de la pieza Academia, en 1994, considera que la silla siempre ha sido un mueble difícil de diseñar y que cada proyecto de este tipo representa un reto. “El concepto de Academia nació de la tradición mexicana. En un viaje a Careyes, estando sentado en un equipal, comencé a notar la sofisticación que implicaba su manufactura y cómo estaba perfectamente diseñado”. Para Farca, los materiales, la contraposición y el contraste juegan un papel importante en la pieza. “Estoy obsesionado con la maestría de la mano de obra mexicana y mi referencia fue utilizar metal y tejidos de palma para concebir un diseño contemporáneo como reinterpretación del equipal”. Academia representa lo tradicional y lo contemporáneo, la comodidad y, sobre todo, la atemporalidad del diseño.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201524/sillamex8_3595_615x.jpg
  • Ópera. Siluetas desnudas protagónicas.

El diseño de la pieza creada en 1999 por Anne-Marie Midy surgió a partir de su admiración por la silueta de un par de sillas de principios del siglo XIX que pertenecían a su madre. Midy reinterpretó la forma eliminando la ornamentación de la madera, el lado decorativo de las sillas, y dejando al desnudo la esencia de sus perfiles. “Ópera me parece un trazo de lápiz sobre papel. Expresa sencillez y fuerza a la vez”. Anne-Marie, es de nacionalidad francesa y reside en San Miguel de Allende, donde se ubica el estudio Casamidy que comparte con Jorge Almada. Midy realizó el dibujo con grafito sobre papel cartón en tamaño real y ese esbozo fue utilizado para hacer las tiras de metal soldadas que dieron vida a la silla Ópera que representa el movimiento de la forma. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201524/sillamex9_5090_615x.jpg
  • Knit. Perfección tejida.

La silla Knit, creada en 2004, fue la primer pieza en la que el diseñador industrial Emiliano Godoy aplicó la técnica del tejido. La fuerza y flexibilidad de las cuerdas que conectan todos sus fragmentos permiten a la silla adaptarse al cuerpo y al movimiento del usuario. Además del gran diseño que ostenta, todos los materiales que la componen son biodegradables. Gracias a esta espectacular pieza, Emiliano Godoy recibió el premio Bronze Leaf en la Competencia Internacional de Diseño de Mobiliario de Asahikawa en 2005. La silla Knit forma parte de la colección permanente del Museo de Arte Moderno de Nueva York y exhibe al mundo la artesanía y la técnica aplicadas con maestría, en una pieza de estética seductora y responsable concebida por el diseñador mexicano.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201524/sillamex11_2589_615x.jpg
  • Medio día. Calor y sencillez materializados.

Sebastián Lara planteó una reinterpretación de la tradicional silla playera Acapulco, representativa de la costa de nuestro país, con la pieza Medio día, que creó en 2007. Sin embargo, los materiales que la componen —encino rojo americano y estructura de acero cromado—, le otorgan una esencia más pura y elegante. Esta pieza fue ganadora del primer lugar de la categoría Descanso, del Concurso Nacional de Diseño de Mobiliario en Madera Dura Americana, promovido por la empresa American Hardwood Export Council Latin America. Medio día es una pieza versátil, cálida y protagónica en el ambiente que se sitúe. Además, destaca por su ergonomía, la cual fue cuidadosamente estudiada por Sebastián para crear un mueble ideal para disfrutar en la terraza el paisaje al mediodía.

 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201524/sillamex10_729_615x.jpg
  • Hacienda. El México colonial reencarna en vanguardia.

El mobiliario representativo, principalmente de las zonas rurales del México colonial, así como las icónicas butaca y silla Miguelito, presentes en los hogares latinoamericanos de esa época, influyeron al reconocido diseñador industrial mexicano Héctor Esrawe al concebir la silla Hacienda en 2012. Su diseño y su espíritu simbolizan el carácter y la identidad nacional, así como la remembranza de la vida del campo. El concepto de la silla Hacienda se nutre de algunos rasgos de la tradicional butaca, con un acercamiento y lenguaje contemporáneo. El carácter de la pieza es sólido y robusto, sin embargo, la depuración de elementos ornamentales en su diseño define la expresión de la pieza y marca la pauta para su construcción en madera maciza con respaldo y asiento en cuero.