Una casa con identidad FAMILIAR
Tradición e ideología oriental fueron mezcladas en este hogar mexicano para crear interiores en armonía.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/07/familiar_728_615x.jpg

Arquitectura: CDM Casas de México

Interiorismo : Mumo

La atractiva personalidad de esta residencia se logró gracias al trabajo del arquitecto Javier Dueñas, director del despacho CDM Casas de México, quien comentó: “Ayudados por el diseño, se crearon diversas atmósferas que permiten al usuario imprimir su individualidad en cada espacio”. La Casa LJ30 se encuentra en el municipio de Zapopan, Jalisco; cuenta con un terreno de mil 668 metros cuadrados y una construcción de mil 584, distribuidos a lo largo de tres niveles. La proyección estuvo basada en dos principios muy singulares. El primero fue la reinterpretación de las cualidades espaciales y atmosféricas de una antigua hacienda dentro de un contexto urbano contemporáneo, y el segundo estuvo enfocado en los fundamentos ideológicos del Feng Shui.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/07/familiar_7318_1800x.jpg

Es decir, por un lado, los proyectistas querían rescatar la forma de vida de las viejas fincas con grandes zonas, fluidez de circulaciones y el encanto proporcionados por el campo mexicano, pero sin dejar de mostrar toques modernos. Lo anterior se logró gracias a que los clientes son coleccionistas de antigüedades y las combinaron con mobiliario moderno seleccionado por el equipo de interioristas mexicanas Mumo, y así evitaron la impresión de vivir al interior de una galería de arte. “Seleccionamos una variedad amplísima de marcas estadounidenses y nórdicas, piezas icónicas de mediados del siglo XX, italianas, objetos de nuevo diseño mexicano y otros creados por Mumo”, agregó Kenya Rodríguez, directora creativa de Mumo.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/07/familiar_1904_1365x.jpg

Por otro lado, el equilibrio energético obtenido por el Feng Shui se reflejó en el cuidado especial de las dimensiones, los materiales, los emplazamientos y las proporciones, y también en la búsqueda de la conjunción interna de cinco elementos de la naturaleza: agua, tierra, metal, madera y fuego. Dichos factores se presentaron en la fuente de la entrada, la cual se conecta con un patio interior en donde sobresale un enorme árbol -magnolia- que se enlaza con la escalera y su barandal metálico, así como con la estancia recubierta por madera para concluir al fondo con una fogata.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/07/familiar_1691_1800x.jpg

Finalmente, gracias a todos los jardines que rodean la vivienda, se pudieron desdibujar los límites entre interior y exterior, y se logró alegrar el sitio con las magníficas vistas. Las áreas naturales esparcidas en tres puntos cardinales ahora cumplen con diferentes funciones; es decir: el oriente se dividió en plataformas para admirar el lago desde la terraza; en el sur se encuentra un jardín y se construyó una alberca protegida de las miradas de los vecinos y, por último, el poniente se planteó como un filtro de asoleamiento para lograr privacidad desde la calle de acceso.