Un hogar para coleccionistas en San Francisco
Del otro lado del Golden Gate, esta casa ofrece vistas espectaculares y guarda colecciones impresionantes.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/21/casa_coleccionistas_san_francisco_6104_615x.jpg

Arquitectura: Feldman Architecture

San Francisco es la meca de la tecnología. Si se quiere saber a que se parecerá el futuro, hay que girar la mirada hacia el norte de California. Pero no es el único poder de atracción de esta región. Los sublimes paisajes naturales también lo son, y los dueños de esta casa pueden confirmarlo sin ninguna duda. Una escala rápida a San Francisco durante un viaje de Hong Kong a América del Sur fue suficiente para convencer a la pareja —originaria de Inglaterra y Australia— de mudarse de Asia, donde vivían desde hacia varias décadas, a la costa californiana. 

Para descubrir esta casa de varios niveles, construida inicialmente en los años 70, hay que ir un poco más allá del Golden Gate. A algunos minutos en coche del centro de San Francisco, la vivienda se sitúa en la pequeña y pintoresca ciudad bohemia Sausalito, famosa por sus vistas exquisitas hacia el océano y por haber sido el lugar de residencia de artistas. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/21/casa_coleccionistas_san_francisco_163_1800x.jpg

Ubicada en una colina, lo que garantiza un panorama de ensueño, la propiedad de origen —cuya entrada está en el último piso— carecía de encanto y de carácter, por lo que los propietarios acudieron a Feldman Architecture con el reto de inyectar su estilo personal ecléctico en su nuevo hogar.

El equipo de arquitectos y diseñadores tuvo que transformar una casa oscura y compartimentada en un espacio con un espíritu creativo y un giro moderno. El mayor desafío consistió en concebir el estuche perfecto para las amplias colecciones de discos de vinilo, libros de diseño y botellas vintage de Coca-Cola que los moradores querían destacar. “Tuvimos que usar las colecciones para crear la estética de la casa. En general, diseñamos espacios que luego los clientes llenan de objetos que a veces vemos y otras veces no. Esta vez, vimos todo desde el inicio. Fue casi como si los objetos hubieran sido los clientes”, comentó la arquitecta Lindsey Theeobald, de Feldman Architecture.

Para lograr el objetivo, se quitó una pared interior y se añadió una estantería de piso a techo de 2.7 metros de altura con compartimentos asimétricos para que cada objeto tuviera su lugar. Diseñado a la medida por Feldman Architecture, y construido por Brian Eby, de Eby Construction, este mueble, que sirve también para separar el espacio sin bloquear las vistas, es la pieza clave del proyecto. “El diseño de este elemento refleja un equilibrio creativo entre sus líneas delicadas y su gran capacidad de almacenamiento”, comentó Lindsey Theobald.

Delgada y blanca, la estantería parece más ligera y permite que los libros y objetos añadan color. En este mismo espacio, las botellas antiguas de Coca-Cola y los taburetes Onda de Stua —inspirados en las olas del océano— dan un toque sorprendente. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/21/casa_coleccionistas_san_francisco_8214_1365x.jpg

Otra de las prioridades fue permitir la entrada de más luz natural en el interior, por lo que las paredes fueron pintadas en Benjamin Moore Super White. Las amplias ventanas de piso a techo y las puertas corredizas contribuyen a destacar y enmarcar las vistas excepcionales hacia la bahía que también pueden apreciarse en la terraza y en los dos patios.

En un nivel inferior de la casa, una de las antiguas habitaciones fue reemplazada por una biblioteca con un plano abierto en donde un rincón aloja los preciados vinilos de los dueños detrás de un pequeño bar. “¡Es una especie de cuarto escondido repleto de tesoros musicales!”, exclamó Lindsey Theobald.

Tanto del lado de los arquitectos como de los moradores, creatividad, audacia y pasión fueron los ingredientes indispensables para dar vida a un proyecto que no sólo cuenta con vistas cautivantes, sino que también fascina por sus espacios interiores