• Casas
  • Karina González Fauerman
  • 08|09|2017
La casa que roba suspiros
Concebida como un oasis en medio del ajetreo urbano de la Ciudad de México, esta vivienda sobresale por sus privilegiadas vistas hacia el exterior y ambientes confortables.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/36/la_casa_que_roba_suspiros_1_4240_615x.jpg

Arquitectura: C Cúbica Arquitectos

Tres bloques desfasados que emergen de un frondoso jardín confinado conforman la Casa del Suspiro, ubicada en la Ciudad de México. La residencia de 480 metros cuadrados, diseñada por el despacho C Cúbica Arquitectos -integrado por Emilio Cabrero, Andrea Cesarman y Marco Coello-, sobresale por su distribución sencilla e intuitiva que le brinda al usuario un estilo de vida confortable.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/36/la_casa_que_roba_suspiros_2_8410_1800x.jpg

”La volumetría de la casa responde a las necesidades del programa. Sin embargo, las restricciones de la zona formaban una figura irregular en el terreno que había que aprovechar al máximo para evitar espacios aislados y sin luz. La integración de la naturaleza con el proyecto es fundamental en todos los aspectos. La estancia se une con el jardín, cuyos olores y sonidos permean hacia el interior; el huerto urbano alimenta la cocina y las copas de los árboles son enmarcadas por las ventanas de cada habitación”, explicó Andrea Cesarman.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/36/la_casa_que_roba_suspiros_3_777_1800x.jpg

Todo el mobiliario es de firmas jóvenes de creativos mexicanos y, en su mayor parte, pertenecen a la línea A2 de Artelinea. También se distingue la mesa del comedor concebida por el estudio ITZ y las lámparas de Laura Noriega. El cubo de la escalera comunica los cuatros niveles de la casa y está rodeado por una celosía de tablones que, a modo de parasoles, filtran la luz natural y controlan la temperatura.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/36/la_casa_que_roba_suspiros_4_8311_1800x.jpg

Como elemento recurrente destaca la madera de encino que le confiere un sutil aspecto rústico al diseño contemporáneo. Las texturas y tonalidades crudas, así como una iluminación tenue reflejan una atmósfera de calidez en todos los interiores. “Los usuarios pueden escapar a su oasis de serenidad. El ambiente generado por el jardín perimetral aísla del entorno urbano y roba al menos un suspiro”, concluyó Andrea Cesarman.

www.ccubicaarquitectos.com