Arquitectura con esplendor NATURAL
Al poniente de la Ciudad de México, esta vivienda fue diseñada para enaltecer su jardín encantador.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/52/bernardi_6251_615x.jpg

Arquitectura: Bernardi + Peschard / Blancasmoran

El dueño adquirió esta casa que databa de 1950 y que ya había sido renovada varias vece, por lo que buscó a Bernardi + Peschard y Blancasmoran para definir de qué forma adaptar el proyecto a sus gustos y necesidades. Los arquitectos evaluaron varias opciones y finalmente decidieron demoler la casa existente y empezar desde cero. Quitar la construcción dio la oportunidad de descubrir un jardín de 700 metros cuadrados. Esta hermosa área al aire libre y la orientación del predio convencieron a los arquitectos de diseñar un plano con forma de L. Como resultado, la superficie construida de mil 200 metros cuadrados se proyecta hacia el exterior. Según el propietario, el objetivo fue “vincular un jardín con una casa, en lugar de una casa con un jardín”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/52/bernardi_220_1365x.jpg

Los espacios interiores se organizan en tres niveles. El sótano alberga las áreas técnicas y de servicios, el estacionamiento y el gimnasio. La planta baja, que se abre hacia el jardín, reúne las zonas sociales como la entrada, la sala y la terraza, situadas en una plataforma de piedra basaltina y sirviendo como espacio de circulación. Ubicados en ese mismo nivel, la cocina, el comedor y el family room ocupan volúmenes que pueden cerrarse fácilmente dependiendo del uso y del grado de privacidad que se requiere.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/52/bernardi_9597_1800x.jpg

Localizada en la esquina de la L, la escalera principal conecta las áreas sociales y los espacios privados de la casa, que se ubican en el piso superior y se dividen en tres secciones. El ala izquierda cuenta con el dormitorio principal con una sala de baño y un vestidor; el ala derecha consta de las dos recámaras para los hijos, y en el encuentro de las dos fue diseñada la habitación para huéspedes. “Permite garantizar la privacidad entre las recámaras y generar un espacio de convivencia en el cruce de las dos alas”, comentaron los arquitectos de Bernardi + Peschard / Blancasmoran.