• Casas
  • Miguel Sada
  • 03|11|2016
Refugio natural
La pureza de la geometría de Casa A, elogia el paisaje imponente de Valle de Bravo.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/44/vallebravo1_9147_615x.jpg

Arquitectura y Diseño: Método

En palabras de Bernardo García, fundador del despacho Método, “La arquitectura tiene el poder de hacer posible la habitabilidad de un sitio. En cierto sentido, es la herramienta más importante del hombre para lograr interactuar con el paisaje y con el entorno que nos rodea. En sitios con panoramas imponentes, la arquitectura nos pone en escala y nos sirve como transición para — a distancia— absorber el entorno. Solamente a través de ella es posible apropiarnos de un sitio y vivirlo”.

Lee también: Alejandro Escudero nos sorprendió con esta residencia inmersa en el hermoso contexto natural de Valle de Bravo.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/44/vallebravo2_5512_615x.jpg

Para el arquitecto Bernardo García, la intención de la Casa A, ubicada en Valle de Bravo y diseñada por Método, es justamente hacer propio el escenario privilegiado en donde se sitúa. El proyecto quería ser un complemento para el lugar y que a su vez éste fuera un aliado de la arquitectura, para que el habitante pudiera vivir el lago de una forma ininterrumpida. Gracias a este leitmotiv que rige la labor de Método, en el diseño de la residencia aprovecharon la forma en “A”, característica de las casas de la zona, e impuesta por un reglamento local, para potenciar la inherente relación con el contexto natural. Ya que la vista principal hacia el lago está ubicada en el norte y el clima es frío y húmedo, abrieron balcones laterales para que la luz solar inundara los espacios interiores a lo largo del día.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/44/vallebravo4_5164_546x.jpg

La casa se distribuye en tres niveles. El acceso principal es un extenso corredor situado entre las columnas metálicas de la “A”; éste conduce al primer espacio interior, un espectacular vestíbulo de cuádruple altura, desde el cual se vive la conexión con el exterior y con el lago. En él se encuentra la escalera que comunica a los otros dos niveles. La planta baja contiene las áreas públicas que incluyen sala, comedor, bar, cocina y una recámara de visitas. El nivel intermedio resguarda el dormitorio principal con vista panorámica hacia el lago y una recámara en la fachada sur. Por último, el piso superior posee la misma distribución que el intermedio, pero con un dormitorio principal y uno más pequeño.

Lee también: Los paisajes de Valle de Bravo acogen este hogar que logró una integración con su entorno.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/44/vallebravo5_6848_546x.jpg

“Casa A es una vivienda de concepción moderna con materiales y técnicas de construcción tradicionales del sitio. Es una estructura metálica eficiente y de vanguardia, adaptada a un sistema de construcción local”, explicó el arquitecto. Uno de los objetivos del diseño de Casa A fue generar una impresión de casa de campo, que provocara una sensación cálida, por ello se eligieron los materiales con base en su naturalidad y en su atemporalidad. Piedra y madera se conjugaron con el acero estructural para asegurar un espacio que envejeciera con dignidad y que fuera coherente que el sitio que lo resguarda.