• Casas
  • Jessica Moreno
  • 23|02|2017
MONTAÑAS, mar y desierto
El diseño de casa Sal en Sonora, México, gira en torno a una vista panorámica impresionante.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/08/casa_sal_1_393_615x.jpg

Arquitectura: Imativa Arquitectos
Diseño de interiores: LDI Cecilia Donnadieu

Aquí conviven tres generaciones de una familia que necesitaba espacios de descanso y diversión para todas las edades, con ello en mente, se procuró que todas las áreas comunes estuvieran interconectadas, en especial la sala comedor que se relaciona directamente con la terraza y la alberca, así como con la cocina, a la que se le otorgó flexibilidad con mamparas corredizas para poder extenderse según la ocasión y los invitados presentes.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/08/casa_sal_2_7706_615x.jpg

Por otro lado, las habitaciones se encuentran en niveles distintos para conservar su privacidad. Además los niños tienen su propio espacio de juegos. Un paraíso familiar moderno.  
El terreno de la construcción es irregular, un obstáculo que sus arquitectos convirtieron en virtud dando distintos niveles a la residencia que, así, aprovecha al máximo las vistas desde todos los ángulos.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/08/casa_sal_3_2631_615x.jpg

Para alabar el horizonte sonorense, el diseño de paisajismo empleó vegetación de la región y jugó con la intensidad de la iluminación para poder crear ambientes diferentes según el área. El elemento estrella de la residencia son sus ventanales y balcones orientados hacia al mar, que otorgan un asiento de primera fila hacia el espectáculo natural, no obstante, fueron cuidadosamente calculados para obtener la máxima apertura al panorama con la mínima exposición al sol. A esto llamamos, ganar-ganar.  

www.imativaarquitectos.com