Brutalismo que FLUYE
En Francia, el Centro Internacional del Arte Rupestre presume una arquitectura rítmica, elegante y con carácter.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/34/cueva1_1206_615x.jpg

Arquitectura: Snohetta

Incrustado en las formaciones rocosas de una colina del valle de Vézère, en Montignac, Francia, a lado de un hermoso paisaje natural, se encuentra el nuevo Centro Internacional de Arte Rupestre, en donde los visitantes viven una experiencia educativa inmersa en los cuadros prehistóricos de la cueva de Lascaux, conocida por los arqueólogos como la Capilla Sixtina de la prehistoria. Dicho museo fue creado por el despacho noruego de arquitectura Snohetta, junto con el escenógrafo Casson Man. Para la volumetría del edificio se recrearon las formas sinuosas y naturales de la orografía del lugar, las cuales fueron fraguadas en una expresión monolítica y de concreto armado y lajas de piedra, con el objetivo de dialogar con la naturaleza circundante. Aunado a lo anterior, el recorrido museográfico comienza en la azotea del inmueble, y poco a poco se realiza un descenso hasta llegar al facsímil de una cueva, la cual posee una temperatura y humedad similares a la original, lo que permite realizar una transición de los usuarios a través del tiempo como si fuesen los primeros descubridores del sitio. Después de salir de esta réplica, se llega a un jardín que permite a los visitantes reajustarse a la realidad.