• Casas
  • Karina González Fauerman
  • 04|08|2017
Casa Clara, un tributo al diseño brasileño
Con materiales de la región y mobiliario de autores locales, los arquitectos Eduardo Sáinz e Lilian Glayna diseñaron esta residencia con una solución formal y funcional que rinde homenaje a su nombre
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/30/casa_clara_un_tributo_al_diseno_brasileno_2_5851_615x.jpg

Arquitectura: 1:1 arquitetura:design

Una vivienda pequeña, pero con una impactante personalidad. Así es Casa Clara, diseñada por los arquitectos Eduardo Sáinz e Lilian Glayna del despacho 1:1 arquitetura:design.
Ubicada en la ciudad de Brasilia, la obra se construyó sobre un terreno inclinado. Sus habitantes, una pareja con un hijo y dos gatos, solicitaron que la residencia contara con dos habitaciones, un baño y una cocina integrada; sin embargo, la demanda más importante fue la necesidad de una construcción muy rápida con el mínimo tamaño posible: el resultado fue de 89 metros cuadrados.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/30/casa_clara_un_tributo_al_diseno_brasileno_3_851_1365x.jpg

En respuesta al entorno tropical y el confort de los habitantes, Casa Clara privilegia el control térmico (muy importante por el caluroso clima de Brasilia), la iluminación natural y la ventilación cruzada.
Como parte de los elementos distintivos en la arquitectura, sobresale el uso de "cobogó" (bloque de concreto vacío brasileño), que además de regular la luz solar y la temperatura, funciona como muxarabi, muro arabesco que filtra las vistas y brinda privacidad.
La integración entre los espacios es respuesta a la solución funcional, formal y clara de la obra (de ahí su nombre). El diseño elegante y minimalista en sinergia con el contexto y las necesidades de los usuarios produce una ecuación perfecta.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/30/casa_clara_un_tributo_al_diseno_brasileno_4_843_1800x.jpg

Los materiales empleados y el perfume de la madera, así como y los colores predominantes evocan un aire de los años 70 en la casa.
Autores locales diseñaron el mobiliario: Sergio Rodrigues ideó las sillas, Zanine Caldas creó los sillones, el banco fue hecho por Leo Romano, el sofá y el sillón principal pertenecen a la firma Studio Bola, mientras que el aparador, la librería y los armarios son de Studio Virgula Zero.

www.umaum-arquitetura.com