Lección ARQUITECTÓNICA
A través de su diseño y arquitectura, este centro educativo en Guadalajara estimula los sentidos de los niños para desarrollar su aprendizaje.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/19/escuela1_7650_615x.jpg

Arquitectura: ARO Estudio

La educación de niños y adolescentes es la base para el desarrollo y el futuro de nuestro país, por lo que que la escuela Taleny (Talent Starter School), ubicada en Guadalajara, Jalisco, busca que sus alumnos despierten su interés por la invención a través de la tecnología y el arte y, así, logren desarrollar su talento. Por ello, sus propietarios decidieron contratar al despacho tapatío ARO Estudio para planificar sus instalaciones en Zapopan. ARO construyó, sobre un terreno de cinco mil metros cuadrados, cuatro módulos que equivalen a 3mil 287 metros cuadrados, los cuales albergan tres niveles educativos: kínder, primaria y secundaria. El concepto arquitectónico busca procurar un entorno que incentive la curiosidad de la comunidad educativa a través de las edificaciones.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/19/escuela2_6608_1365x.jpg

El mayor reto fue “encontrar un lenguaje que lograra un carácter de innovación con la cercanía humana. Eso lo conseguimos a través de los materiales: los volúmenes de ladrillo aparente y la utilización de la lámina metálica, integrándose con los juegos de luz y los espacios a doble altura”, comentó Oliver Ortega. En cuanto a la distribución del espacio, el ingreso está enmarcado por dos muros de tabique rojo y, detrás de ellos, se halla el estacionamiento. Después de recorrer estas paredes se encuentra la zona administrativa y, al interior, existe un patio techado que nos conduce al área que ocupan los tres niveles educativos. Al lado de ésta se localiza el corazón del edificio, denominado Maker Space, un sitio dedicado a la parte creativa del liceo, que abarca la biblioteca, el centro de cómputo y el salón de robótica, espacios que cuentan con doble altura.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/19/escuela3_3530_1800x.jpg

Al poniente se encuentra el acceso al kínder, inmueble ubicado medio nivel abajo del terreno. Éste goza de un gimnasio dedicado a las actividades motrices y de estimulación de los más pequeños. Los salones de primaria siguen el mismo criterio que los del nivel preescolar, al colocarles la ventilación cruzada y orientarlos en sentido norte-sur. Cabe señalar que las ventanas de los dos edificios anteriores, del Maker Space y del aula de música, son de diferentes tamaños y disposiciones, con el fin de trazar al interior diferentes sombras y procurar un ambiente dinámico. Otro punto importante es el huerto, creado para generar respeto por el mundo y su naturaleza. Gracias a él, los chicos pueden plantar, cosechar y consumir productos orgánicos. Finalmente, el objetivo de los proyectistas se cumplió al lograr plasmar el espíritu educativo de la institución en los complejos, pues esta arquitectura consigue influir en el futuro de los niños.