Estilo ideal CALIFORNIANO
En esta casa en Venice Beach, diseñada por Kim Gordon, la cercanía de la playa invita a adoptar un estilo relax.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/45/california1_2353_615x.jpg

Diseño interio: Kim Gordon Designs

La constructora y diseñadora de interiores Kim Gordon conoce perfectamente Los Ángeles y, en particular, la zona de Venice Beach, en donde vive desde hace 20 años y acaba de concebir su proyecto más amplio hasta la fecha. Ubicada en una de las calles más privadas del barrio, en un terreno de 725 metros cuadrados, la casa se extiende en 420 metros cuadrados y cuenta con cinco dormitorios y cinco salas de baño. Como ocurre con todas sus realizaciones, Kim Gordon se encargó personalmente de cada detalle: desde los permisos iniciales hasta los más mínimos acabados del diseño interior.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/45/california2_6528_1800x.jpg

Alejada del bullicio de la ciudad, la vivienda —originalmente de estilo español— es un verdadero oasis urbano. Los amplios espacios interiores cuentan con techos de 3.6 metros de altura y se conectan con las áreas exteriores conformadas por un jardín y una piscina. Con la ayuda de su socio, Mauricio Suárez —originario de la Ciudad de México—, y un equipo de artesanos, Kim Gordon cuidó cada elemento para dar la sensación de estar en un resort moderno mexicano. Los sarapes vintage, la cabaña y las terrazas fueron directamente inspirados en los viajes de la diseñadora a Cuernavaca. El diseño de paisaje tropical, el rooftop con vistas de 360 grados y el pabellón de entretenimiento refuerzan esta sensación de lujo exótico y relajado.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/45/california3_3624_1800x.jpg

En el interior, el plano abierto —incluso la cocina que consta de una gran isla central— proporciona fluidez espacial y contribuye a favorecer la ventilación natural. El piso es de roble y varios muebles fueron hechos a la medida. La decoración se nutre del diseño del sur de California y de Italia en los años 60 y 70, yuxtapuesto con elementos orgánicos contemporáneos. La combinación de materiales táctiles y de obras de arte estimula los sentidos y crea una atmósfera discretamente sofisticada. Verdadera referencia en el sector inmobiliario de la zona, Kim Gordon logra capturar la esencia californiana a través de proyectos que seducen tanto a los ejecutivos de Silicon Valley como a las personalidades de la industria musical. Además, le interesa el concepto de diseño flexible que permite modular los espacios según las necesidades de los futuros moradores o su estado de ánimo. Por ejemplo, en esta propiedad, algunas áreas exteriores pueden usarse para hacer yoga o como taller artístico.