A GRAN escala
La famosa diseñadora de interiores Kelly Hoppen, nos abrió las puertas de su nuevo hogar londinense, que es a la vez majestuoso y relajado.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/25/hoppen2_9794_615x.jpg

Diseño interior: Kelly Hoppen

Tener una hoja en blanco para diseñar un espacio de 836 metros cuadrados no es fácil. Pero cuando uno tiene talento, el sueño se puede volver realidad. Kelly Hoppen trabajó un año y tres meses para dar vida a uno de sus proyectos más exigentes. “Nunca antes había diseñado algo con esta escala y estas proporciones”, confesó. Cuando la diseñadora visitó por primera vez el antiguo espacio que alojaba la casa de subastas Bonhams, se trataba de un verdadero estuche vacío, en mal estado, sin paredes y organizado en un piso. Pero no le dio miedo. Al contrario, supo inmediatamente que esta propiedad tenía potencial para transformarse en un hogar excepcional. “Buscaba algo amplio, luminoso y lujoso, y este lugar contaba con todo eso. Es único en muchos sentidos. Es muy difícil encontrar un sitio amplio y con tanta luz, en particular en Londres”, compartió Kelly.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/25/hoppen4_611_1800x.jpg

Situado en una zona residencial en el centro de la ciudad, la propiedad fue completamente remodelada, tomando como punto de partida las impresionantes columnas que conforman la estructura. Hoy es el refugio de la diseñadora y su pareja, John Gardiner, quienes tienen todo lo necesario para recibir a su familia y a sus amigos, pues la vivienda cuenta con seis dormitorios, tres salas de baño (diseñadas por Kelly Hoppen en colaboración con la manufactura australiana Apaiser), un estudio, y un gimnasio. Cada área refleja su estilo. La paleta cromática es neutra con tonos blancos, beige y grises que se fusionan con verde, rosa, azul eléctrico, naranja, dorado y bronce.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/25/hoppen3_221_1365x.jpg

En la entrada, una lámpara de Hervé Langlais para la Galerie Negropontes acentúa la sensación de verticalidad y de altura. Las líneas en el suelo de mármol crean un efecto visual geométrico que se equilibra gracias a los elementos con curvas, como el espejo redondo proveniente de un mercado de pulgas en París. Desde los primeros segundos, se descubren también algunas piezas de la sublime colección de arte de Kelly Hoppen, como la fotografía de Marilyn Monroe tomada por Gene Korman, y la de Mohamed Ali, de Flip Schulke. El amplio espacio principal —que reúne la sala, el comedor y la cocina— consta de techos altos y un plano abierto. Es una invitación a convivir y honra el gusto de Kelly Hoppen por tener invitados. Especialmente diseñada para el comedor, la mesa de seis metros de largo permite recibir a 30 personas. Arriba de ésta, la lámpara de suspensión creada por la británica requirió seis meses de trabajo para ser producida. En la sala —y como en todos los espacios de este proyecto—, Kelly Hoppen mezcló piezas de mobiliario icónicas, vintage y hechas a la medida, además de enfocarse en combinar muchas texturas para dar más relieve.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/25/hoppen5_8952_1800x.jpg

Las paredes fueron pintadas de blanco para resaltar las sublimes obras de arte y se crearon distintos ambientes propicios al entretenimiento o al descanso, dependiendo del mood de Kelly Hoppen y su pareja. El sofisticado cuarto principal —que tiene una vista hacia el área de convivencia— fue amueblado con mesitas de noche de Ochre, una chaise longue diseñada por la británica y un banco de Christian Liaigre. Aquí, las combinaciones de colores y telas dan como resultado una atmósfera apacible. Finalmente, el clóset de ensueño donde Hoppen acomoda la ropa vintage que ha coleccionado a lo largo de los años, así como sus numerosos zapatos, otorga un look sensual y femenino a la imagen de su morada.