Escala de GRISES
Este tríplex situado en un barrio chic al noroeste de París, resguarda una colección de arte y diseño de creadores icónicos y contemporáneos.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/27/grises2_6213_615x.jpg

Diseño interior: Olivier Dwek

Unir un espacio de 550 metros que se divide en tres pisos fue el reto de Olivier Dwek. Sus proyectos —que van de boutiques Louis Vuitton a galerías de arte, pasando por lofts y hôtels particuliers— seducen por una estética depurada sin que ésta resulte fría. A través de este departamento diseñado para una familia parisina, Dwek dio prioridad a las líneas fluidas, así como a la interacción entre materiales y texturas, manejando la luz y el volumen precisa y delicadamente. Después de la entrada de doble altura que ofrece una vista sin interrupción, se descubre la sala-comedor que da hacia el jardín-terraza amueblado con sillas lounge de Vincent Van Duysen.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/27/grises3_2732_1365x.jpg

El brief consistió en conectar los numerosos pequeños espacios que había inicialmente por medio de un plano más abierto. La sensación de continuidad entre adentro y afuera contribuye a fusionar todas las áreas del tríplex de manera discreta y suave. En los espacios de vida, piezas icónicas de Jean Prouvé, George Nakashima y Serge Mouille —entre otros— dialogan con creaciones contemporáneas de India Mahdavi y Christian Liaigre. La mesa del comedor fue el elemento que dictó todo el concepto decorativo. Los dueños querían poder recibir a 14 personas mínimo, ya que organizan frecuentes reuniones familiares. Con una superficie de aluminio moldeado cuyas ondulaciones se asemejan al efecto de una piedra que cae en el agua, Goutte d’eau (“gota de agua”, en francés), de Ado Chale, fue el modelo elegido. Olivier Dwek creció rodeado de muebles de este diseñador belga, por lo que le pareció natural proponérselo a los dueños. Al principio, crear esta mesa de más de tres metros pareció imposible incluso para los miembros del taller de Ado Chale, así que hubo que encontrar a un artesano que aceptara hacerla.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/27/grises4_7893_1800x.jpg

En todo el departamento, la base de la paleta cromática es el gris, un color que le encanta a Olivier Dwek por su carácter elegante, contemporáneo y lujoso, en particular cuando se combina con la madera. El nivel superior alberga el dormitorio principal —con vestidor y sala de baño—, una oficina y los cuartos de los niños. En el sótano se alojan una sala de cine para ocho personas, una elegante piscina negra de más de 10 metros de largo, un spa con un hamman y una sala de tratamiento. A lo largo del proyecto, que tardó seis meses, Olivier Dwek compartió su pasión por el arte contemporáneo con la pareja, que ahora convive con obras excepcionales. Una pintura de Jean-Michel Basquiat, una escultura de Jean-Michel Othoniel (con la forma de un amplio collar) y cuadros abstractos de Gregor Hildebrandt son algunas de las piezas de las que se enamoraron los moradores de este sofisticado departamento que refleja el espíritu de una galería, pero, al mismo tiempo, revela espacios interiores cálidos y confortables.