Conexión PERMANENTE
Luz y naturaleza en un solo espacio es la idea clave de esta vivienda situada en el Estado de Hidalgo.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/46/hidalgo2_4356_1365x.jpg

Arquitectura: Aarón Carrillo

Para diseñar esta casa construida en un complejo privado de la ciudad de Pachuca, Hidalgo, en una superficie de mil 230 metros cuadrados, el clima jugó un papel muy importante. Las temperaturas suelen bajar mucho por las tardes, con vientos fríos que provienen de las montañas. En este contexto, las áreas al aire libre, los patios y las terrazas fueron considerados elementos de ornato, más que verdaderos recursos espaciales. El equipo de Carrillo Arquitectos –despacho basado en Mérida, Yucatán, liderado por Aarón Carrillo– se encargó del desarrollo completo de la casa (incluso de la selección de los acabados y de los materiales) para una pareja joven con tres niños.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/46/hidalgo3_7781_1800x.jpg

“El concepto del proyecto consistió en crear una conexión directa entre los espacios interiores y exteriores, mediante el uso de terrazas cubiertas que permiten integrar a la vida cotidiana las áreas de convivencia familiar y de contemplación, manteniendo una relación desde cualquier espacio del proyecto”, comentó el arquitecto Aarón Carrillo Díaz. La propiedad consta de varios volúmenes. El primero incluye la cocina, el desayunador y un patio contemplativo techado por un domo de cristal. El segundo aloja la sala y el comedor formal, entrelazado con el patio. El tercero reúne los espacios de recreación y un patio al aire libre. Pequeñas terrazas y plataformas verdes unifican todos los volúmenes, creando un espacio multifuncional. Una escalera lleva al nivel superior, dedicado a los dormitorios.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/46/hidalgo5_1929_1365x.jpg

“Cada proyecto, por sí mismo, es nuestra fuente de inspiración: su naturaleza, su entorno, su economía, sus condiciones, sus limitaciones”, compartió Aarón Carrillo Díaz. Ofreciendo importancia al trabajo multidisciplinario, el arquitecto y su equipo siempre guardan en mente que existen varias maneras de habitar un entorno, y que lo importante es ir modelando el espacio para adaptarlo a las preferencias de los residentes. Tanto en la arquitectura como en el diseño interior, los colores son suaves. Tonos blancos, beige, grises, cafés y negros ofrecen una sensación de armonía visual y de tranquilidad. Además, la presencia de plantas brinda vida en el interior y recuerda la relación permanente con el contexto natural circundante.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/46/hidalgo6_2700_1800x.jpg

Los miembros de Carrillo Arquitectos seleccionaron una gran variedad de materiales, como distintos tipos de mármoles y maderas que combinan con los muros de concreto. “Cada uno aporta su individualidad, pero en conjunto dan vida a un entorno de vanguardia sin perder la sobriedad impuesta por los colores neutros de cada material”, explicó Aarón Carrillo Díaz. En esta casa se fomenta la convivencia familiar de manera elegante y discreta, y la circulación entre los distintos espacios destaca por su fluidez. Como resultado, se logró dignificar el significado de “hogar”.