Un oasis portugués muy colorido
Al sur de Lisboa, Portugal, esta casa revive y honra su pasado gracias a una transformación llevada a cabo por Extrastudio.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/04/portugal_1936_615x.jpg

Arquitectura: Extrastudio

Paisajismo: Oficina dos Jardins

En la pequeña parcela de este oasis portugués situado en Vendas de Azeitão, un huerto de naranjos fue el punto de partida del proyecto. Los arquitectos de Extrastudio y el equipo del despacho de paisajismo de Oficina dos Jardins tuvieron que mantener la construcción para conservar los árboles y la vegetación.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/04/portugal_2429_1365x.jpg

“Al edificio existente se le realizaron dos operaciones: se rasgó en toda su longitud la fachada de poniente, enfrentada el huerto, transformando así el interior y el exterior en un único elemento. Por otro lado, se creó un patio interior que deja entrar la luz en las áreas más oscuras de la casa”, comentó Extrastudio. En el jardín, la piscina negra concebida como un espejo de agua acentúa aún más el carácter meridional de la casa y de fácil acceso para los espacios públicos que ocupan toda la planta baja. Al interior de los 360 metros cuadrados de este proyecto, los techos de doble y triple altura recuerdan el anterior uso agrícola. “Mantener las paredes existentes nos obligó a enfrentarnos a un universo constructivo mediterráneo primario, anterior a la industrialización”, dijeron los arquitectos.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/04/portugal_6213_1800x.jpg

Los materiales encontrados en el marco de la transformación fueron preservados y reutilizados. “Para compatibilizar morteros se utilizó un revoco de cal-área pigmentada, realizado por un artesano local que trabaja con este tipo de materiales, recurriendo a técnicas milenarias, juntando cal pura con puzolanas. En contacto con el aire, se va petrificando lentamente, transformándose en piedra”, explicó el equipo. Se añadió un pigmento rojo natural a este material, lo que permite que el color de la casa se transforme en función de la humedad del aire y a lo largo del tiempo. Para hacer un eco a esto, el diseño interior se mantuvo con texturas naturales y una paleta neutra, que hacen de este un hogar atemporal.

extrastudio.pt