Frank Gehry
Retrospectiva de una mente brillante.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201444/frank_gehry_2_8063_546x.jpg

“La arquitectura es una pequeña pieza de la ecuación humana, pero para aquellos de nosotros que la practican, creemos en su potencial para marcar la diferencia… y proporcionar un hermoso marco para el drama de la vida”. Inicio este homenaje a uno de los genios de la arquitectura contemporánea con un fragmento extraído del discurso de aceptación del Premio Pritzker pronunciado por Frank Gehry en 1989 el cual, para quien escribe estas líneas, es una de las descripciones más emotivas y transparentes sobre la arquitectura como un arte cotidiano.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201444/frank_gehry_5297_615x.jpg

Hace 85 años Toronto, Canadá vio nacer a Frank Owen Goldberg en el seno de una familia de ascendencia polaca y judía, quien algunos años más tarde, gracias a su creatividad ilimitada y a su pasión por la construcción, sería conocido como Frank Gehry, el hombre que convierte esculturas en edificios. A temprana edad, Gehry comenzó a construir casas y ciudades con artículos encontrados en la tienda de su abuelo, factor que inspiraría sus obras más adelante. Tiempo más tarde, tras haber elegido su destino en la arquitectura decidió, en 1949, mudarse a Los Ángeles a completar su licenciatura en la Universidad de Arquitectura de California del Sur.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201444/frank_gehry_3_2600_615x.jpg

Fue en ese lapso en el que Frank Owen Goldberg se convierte en Frank Gehry en un esfuerzo de batallar contra el antisemitismo. Después de casarse, en 1956, ingresa a la escuela de diseño de Harvard la cual decide dejar para regresar a California y comenzar su línea de mobiliario hecho de cartón corrugado llamada Easy Edges.

A pesar de que el diseño le apasionaba y su firma tenía éxito, su interés por los edificios era más profundo que el del diseño industrial, así que con el dinero ahorrado de su línea de mobiliario remodeló una casa de su familia ubicada en Santa Mónica. La remodelación consistió en envolver la estructura original en acero corrugado, agregarle vallas enlazadas y separar la vivienda exitosamente con luz cenital. Dicha estructura futurista llamó la atención de la escena arquitectónica de la época y comenzó a diseñar residencias constantemente en California del Sur.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201444/frank_gehry4_5506_615x.jpg

Gehry comenzó a hacerse de fama y renombre, fue entonces cuando los proyectos a grande escala, los cuales todos conocemos, comenzaron a concebirse, por ejemplo la Sala de Conciertos Walt Disney en el centro de Los Ángeles, el hotel de los viñedos Marqués de Riscal y cómo olvidar el museo Guggenheim en Bilbao, España, una de los ejemplos icónicos de estructuras deconstructivistas más significativos.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201444/frank_gehry_5_8700_546x.jpg

Tras años de éxitos y premios como el Pritzker al cual fue acreedor en 1989, en 2011 decide regresar a sus raíces con la arquitectura residencial y presenta su primer rascacielos, el 8 Spruce Street ubicado en Nueva York antes conocido como la Torre Beekman, así como la torre Opus Hong Kong ubicada en China.

A pesar de que las obras de Gehry han sido alabadas y al mismo tiempo criticadas fuertemente, ni eso ni los años consiguen detenerlo, pues en la última década ha servido como docente en Columbia así como en su alma mater, además de recientemente haber inaugurado la Fundación Louis Vuitton con sede en París, entre otros proyectos que aún estar por ser finalizados.