Reinaldo Pérez Rayón
Inspiración para la arquitectura contemporánea en México.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201502/reinaldo_perez_rayon4_4860_546x.jpg

Es indiscutible que el arquitecto Reinaldo Pérez Rayón ha logrado consolidarse como uno de los máximos exponentes de la arquitectura consciente y rigurosa, que surge como resultado de las circunstancias de su tiempo, con la meta de satisfacer las necesidades de los grupos mayoritarios, bajo conceptos como la racionalidad, la función y la elasticidad. Por estas razones, se ha convertido en un referente de la corriente funcionalista y en un legado para las nuevas generaciones de arquitectos e ingenieros.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201502/reinaldo_perez_rayon2_8293_615x.jpg

Nacido en 1918 en el Distrito Federal, Pérez Rayón egresó de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura del IPN en 1945, en donde gracias a su compromiso y amor por la arquitectura, se convirtió en uno de los alumnos consentidos de Juan O’Gorman. Cabe mencionar que antes de graduarse, Reinaldo ya había proyectado su primera casa en la colonia Nueva Santa María de la Ciudad de México y, en poco tiempo, su portafolio ya abarcaba más de 30 proyectos. Debido a que Reinaldo Pérez Rayón comenzó a formarse durante el auge de la arquitectura moderna con enfoque social —la cual llegó a nuestro país en los años 30—, su prioridad al edificar era crear estructuras que incluyeran las nuevas tecnologías y que al mismo tiempo economizaran espacio y materiales. Bajo la influencia del arquitecto francés Viollet Le-Duc, comenzó su extensa carrera.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201502/reinaldo_perez_rayon_1_6566_615x.jpg

A sus 96 años de edad, y con más de 70 dedicados a la arquitectura, su constancia y compromiso en el trabajo le han permitido tener una presencia destacada y un estilo cada vez más determinante. Una de sus principales cualidades es su capacidad de originar espacios públicos, residenciales, educativos o corporativos funcionales y con personalidad, donde el ser humano se siente protegido por una estructura fuerte y refugiado por un ambiente acogedor. Sus obras se desarrollan mediante la utilización de técnicas y métodos científicos que permiten realizar una arquitectura acorde con la evolución de la sociedad, su tiempo y su espacio.

Basta observar algunas de sus creaciones, como la Unidad Zacatenco del Instituto Politécnico Nacional, el Centro Cultural Jaime Torres Bodet y el Planetario Luis Enrique Erro, así como sus proyectos residenciales alrededor del país. Todos gozan de una seductora integración artística y una cuidadosa organización de los detalles estructurales, que se combinan para crear espacios escénicos, siempre buscando integrar recursos racionales y funcionales. Entre los reconocimientos que ha recibido Reinaldo Pérez Rayón destacan el Premio Nacional de Ciencias y Artes en la rama de Tecnología y Diseño, en 1976; el Diploma de la Unión Internacional de Arquitectos, por la realización de la sede de sus Jornadas Internacionales celebradas en la Ciudad de México, en 1963, y el Premio Fundidora Monterrey, por la mejor aplicación funcional y estética del acero en la arquitectura, en 1967.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201502/reinaldo_perez_rayon3_9994_615x.jpg

Es importante recordar que sus obras han sido presentadas en exposiciones como “Perfil de México en Amsterdam, Arquitectura de vanguardia”, en 1962; “400 años de arquitectura mexicana”, llevada a más de 50 ciudades; la Bienal de Arte de São Paulo, en 1961, y “México de ayer y hoy”, que recorrió varias capitales de Europa en 1966, entre otras. Indudablemente, las principales características del arquitecto y maestro  Reinaldo Pérez Rayón son su sensibilidad estética, un perfecto uso de las proporciones, las texturas, la luz y la sombra, así como un extraordinario empleo del color, los cuales, aunados a su humanismo, libertad y romanticismo, lo convierten en una fuente inagotable de inspiración y enseñanza.

Para Pérez Rayón, un arquitecto debe tener una visión amplia, y un compromiso social, ya que tiene la misma dificultad crear edificaciones bellas e imprácticas que hacer obras sustentables con un diseño más agradable, acordes con las necesidades de sus usuarios y de la ideología moderna. Hoy rendimos homenaje a un arquitecto funcional, transparente y humano, que ha usado las calles de México como lienzo y que, en su obra, ha plasmado la verdadera razón de la arquitectura: la de satisfacer a la sociedad.