Un cliente COOL
Alexander Wang contrató al diseñador Ryan Korban para crear una vivienda de adulto.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/46/wang2_7426_1365x.jpg

Diseño: Michael Reynolds

“Hola MTV, bienvenida a mi guarida”, declaró Alexander Wang con una sonrisa cuando las puertas del elevador se abrieron directamente a su elegante departamento en West Chelsea. Hace una década, el diseñador redefinió lo cool del centro de la ciudad con sus atuendos vanguardistas y sus primeras colecciones, las cuales le otorgaron al chico —de entonces 22 años— el estatus de wunderkind por llevar la ropa casual urbana a las pasarelas —sin mencionar sus fiestas desenfrenadas—. Una década después, el innovador treintañero había dejado atrás sus días de vivir en un loft con aires de artista y los había cambiado por un espacio mucho más refinado y reluciente en el elegante edificio de un arquitecto estrella junto al río Hudson.

“Era el momento de vivir en el departamento de un adulto que tuviera una vista, cuartos independientes y un espacio abierto; algo más acogedor e íntimo”, explicó. Wang camina a través de la galería de la entrada, pasa junto a un muro lleno de retratos de Kate Moss, de Gene Lemuel, y un par de sillas esculturales de R&Y Augousti (“mis sillas Beetlejuice”, bromea) y tres lámparas de yeso y bronce de Eric Schmitt colgando del
techo. Se detiene frente a la enorme fotografía del trasero de un caballo, de Steve Klein, el punto focal del espacio: “Esta es mi pieza favorita y realmente da la primera impresión del departamento y en lo que te estás metiendo”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/46/wang3_8490_1800x.jpg

El hogar es resultado de la sinergia —así como de filosofías contrastantes— de Alexander Wang y su antiguo amigo y colaborador, el diseñador de interiores Ryan Korban. “Es
una verdadera relación de amor-odio, pero no la tendría de ninguna otra manera; es como trabajar con la familia”, admitió Wang, quien se ha asociado con Korban en sus últimas dos residencias, así como en su oficina corporativa, su showroom y sus tiendas. En contraste con las plantas abiertas en donde Wang había vivido, el nuevo espacio tiene tres pares de puertas dobles de 2.7 metros que se abren de la galería a ambientes independientes: la suite principal (con un vestidor y un clóset
expansivos), un cuarto de huéspedes y una oficina (para la cual Korban diseñó un enorme escritorio de piel de zapa) y la luminosa área de la sala de estar y el comedor. “Tenía una visión
muy clara al proyectarlo”, comentó Korban, quien contrató al arquitecto Lauren Crahan, de la firma Freecell, basada en Brooklyn, para que le ayudaran a definir el espacio. “Quería que fuera muy preciso y que estableciera cómo debería verse la modernidad joven. Traté de alejar un poco a Alex de su zona de confort, pero manteniendo aquello que siempre tiene: la dureza y los tonos oscuros, ese aspecto de su trabajo que nos hace detenernos y sentir cierta incomodidad”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/46/wang4_5666_1365x.jpg

De modo atrevido, Ryan Korban persuadió a Wang de comenzar de cero y no traer casi nada de su antigua morada, y en vez de eso colocar piezas a la medida para las habitaciones. Después de ganar ese round, Korban trató de convencer a Wang de dejar fuera su característica estética negra, decisión que el diseñador no tenía muchas ganas de tomar. “Primero dije que el tema del proyecto sería ‘Cincuenta sombras de negro’”, bromeó Wang. “Siempre está ese estira y afloja entre Alex y yo porque nos conocemos demasiado”, agregó Korban. “Algunas veces tenemos que detenernos a pensar si estamos presionando sólo por presionar o si es momento de tomar una decisión”.

Finalmente, el dúo acordó pintar el piso de negro y emplear más tonos bronce, café y gris. Con el fin de que el departamento no luciera demasiado solemne, Ryan Korban empleó un conjunto de materiales suntuosos: paredes de gamuza, candelabros con pelo de caballo de Apparatus, espejos enmarcados en papel y sillas de comedor de Mies van der Rohe. En la sala de estar principal, un sofá modular de RH Modern rodea un par de mesas bajas de Holly Hunt, las cuales yacen frente a una descomunal chimenea de mármol de Nero Marquina. “Aunque la línea es moderna, la piedra le da un toque tradicional y artesanal”, comentó Korban. “La proporción es casi ridícula, pero la habitación necesitaba ese peso”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/46/wang5_4533_1800x.jpg

Con tantas piezas hechas a la medida y artículos de colección, Wang intentó evitar que se sintiera como un museo. “El equilibrio entre estética y confort fue un tema constante”, explicó. “Cuando llego a casa, es importante que me guste todo lo que hay ahí, pero también necesito piezas en las que me pueda sentar”. Las contradicciones son lo que hacen que el trabajo de Wang sea tan genial. Elegantes y cromáticas, también se sienten cálidas y habitables. Es a la vez desbordante y contenido. “Para mí es importante que nada se sienta sobredecorado”, declaró Korban. “Hay un poco de todo aquí. No es ni retro ni totalmente moderno, aunque definitivamente no es tradicional. No es una sola cosa, pero espero que logre definir el diseño y el lujo contemporáneos”. Quizás lo más importante es que se ajusta a
la definición que Wang hace de sí mismo: “Estoy haciendo cosas mucho más adultas recientemente, en todos los sentidos. Y este lugar lo hace posible. Últimamente,  he realizado más visitas a Whisk and Williams Sonoma que las que había hecho a tiendas de artículos de cocina en toda mi vida”.