La SERENA
Esta residencia en Valle de Bravo es un reflejo de la energía positiva, vitalidad y creatividad de la interiorista Sofía Aspe.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/28/serena2_2834_615x.jpg

Arquitectura: Diego Villaseñor

Remodelación arquitectónica: Artigas Arquitectos

Diseño interior: Sofía Aspe Interiorismo

Esta residencia de descanso tiene mucho carácter. No se trata de una construcción nueva, sino de una remodelación por parte de la firma de Artigas Arquitectos, sobre un proyecto original de Diego Villaseñor. El paisaje es envidiable, ya que está enclavada en un bosque de pinos y coníferas al borde del lago de Valle de Bravo. Por las condiciones del lugar y la cercanía con el pueblo mágico de Valle de Bravo, se ha convertido en un destino para casas de descanso, en donde la arquitectura privilegia los espacios sociales para convivir con la familia e invitados.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/28/serena3_232_1800x.jpg

La residencia se desplaza en dos niveles, con dos bungalows separados y una sala de doble altura que distribuye los espacios. El color ha jugado un papel protagónico, pues se utilizó una paleta que va del beige, en muros y pisos, hasta el rosa del exterior, que además era el color original de la casa. En la sala, se utilizaron tonos blancos y negros y se incorporó un gran tapete de lana hecho a la medida por Sofía Aspe con artesanos oaxaqueños. La intención de este espacio es brindar el mayor confort posible, por lo que se utilizaron sofás de lino grueso en color ostión de la firma Casa Estudio, dos sillones individuales de Jonathan Adler para Kravet, y dos sillas de hierro forjado cubiertas en piel de oveja. Entre ellas, Sofía colocó la icónica mesa Tulip de Eero Saarinen, con mármol marrón emperador. En los muros se colgó un cuadro de gran formato del mexicano Armando Romero, y del lado opuesto se encuentra la chimenea.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/28/serena4_7492_1800x.jpg

Uno de los espacios que más disfruta la diseñadora es el comedor. La mesa es de diseño propio, y está hecha en cuarcita madreperla; las sillas son de Janus et Cie con cojines azules y respaldos a rayas. “Quería tener una casa confortable, pero divertida. Así que trabajé mucho en la selección de las telas para dar acentos de color muy contrastantes y vivos”, comentó Sofía Aspe. Uno de los espacios más transitados de la residencia es la terraza, en donde la diseñadora jugó con el color rosa de los muros, por lo que los cojines de las tumbonas se hicieron en tela a rayas de este tono. El comedor exterior es de Janus et Cie en tonos grises y blancos y, para darle carácter, se colocó una enorme escultura del artista mexicano Jorge Yazpik en este espacio. “Éste es un espacio que invita a las reuniones con amigos y familia; todos rodeamos las mesa cuadrada de mármol, en donde hay una chimenea de gas para las frías noches de invierno, así que podemos pasar horas sentados en esta área apreciando el lago y la puesta de sol”, finalizó la diseñadora de interiores Sofía Aspe.