Estética INDUSTRIAL
Margaret Bissu transforma una residencia en una atmósfera cosmopolita y sofisticada en tan sólo un cubo estructural.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/25/bissu1_9688_615x.jpg

Arquitectura: Gabriela Romero de Terreros

Diseño interior: Margaret Bissu

Una de las características más importantes de un inmueble es su capacidad de transformarse, de cambiar de uso y evolucionar a través del tiempo. Por ello, los profesionales deben poseer una creatividad desbordada para reutilizar cualquier espacio habitable y convertirlo en una joya de diseño. Un ejemplo de ello lo encontramos al poniente de la Ciudad de México, en la Casa B.S., concebida por la joven interiorista Margaret Bissu, la cual fue pensada para una pareja de recién casados, quienes le dieron la apertura y la confianza para proyectar, junto con ellos, una residencia sin igual.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/25/bissu2_2083_1365x.jpg

El concepto de esta obra se basó en el respeto hacia la construcción original, ya que anteriormente era un laboratorio médico, y dicha condición representó para el despacho Margaret Bissu Interior Design un gran reto. El hecho de utilizar los materiales al natural, como el concreto, los tabiques rojos de barro y la estructura de acero, así como dejar las instalaciones de manera aparente, les permitió crear un ambiente armónico que logra el balance perfecto entre la anterior arquitectura industrial y el nuevo interiorismo; incluso, podemos afirmar que presenta una gran influencia de los clásicos lofts de Nueva York, en los que se eliminaban los muros divisorios para generar sensaciones de amplitud y comodidad, así como un look que desborda aires urbanos.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/25/bissu3_9164_1800x.jpg

Como los usuarios son admiradores del arte —pintura, escultura, fotografía y textiles— y además apoyan tanto a los artistas contemporáneos emergentes como a los indígenas latinoamericanos, la creadora realizó un estudio exhaustivo para determinar en dónde luciría mejor cada pieza. De ahí que los pocos vanos que existen fueran pintados en tonos grises y neutros para que no compitieran con los colores de los cuadros. El 90 por ciento del mobiliario seleccionado para decorar esta residencia fue hecho a la medida y está fabricado por mano de obra exclusivamente mexicana, con mínimas excepciones. Finalmente, la joven interiorista logró concebir un hogar vanguardista en donde lo funcional y lo acogedor pudieran convivir de forma natural. “Ver que el resultado final supera las expectativas de todas las partes involucradas es una gran satisfacción para mí y mi equipo”, culminó Margaret Bissu.