• Casas
  • Karine Monié
  • 03|11|2014
Apertura máxima
El mexicano Ricardo Barroso se encargó del diseño interior de esta casa de cinco mil metros cuadrados, situada en las afueras de la Ciudad de México.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201445/apertura_maxima_2_765_615x.jpg

Arquitectura: Javier Calleja y Alfonso Lópe Baz

Diseño interior: Ricardo Barroso

Alfonso López Baz, uno de los dos arquitectos de esta vivienda, permitió el encuentro entre la dueña y Ricardo Barroso. Rápidamente hubo química y el proyecto inició.

Para Ricardo Barroso, es fundamental tener flexibilidad para poder expresarse, y es lo que busca sistemáticamente con cada una de las personas que confían en él. “Siempre pido libertad creativa y confianza absoluta, pues siento que es la única manera de poder crear arte”. Sin embargo, no significa que no toma en cuenta la personalidad y los gustos de quienes acuden a él. Al contrario: “Mi trabajo es un trabajo a la medida. Necesito conocer a mis clientes. Ellos me eligen pero también yo los escojo. Sólo hago cuatro proyectos al año, así que tengo que seleccionarlos bien. La metodología la va pautando el cliente; cada cliente es un mundo, no hay reglas”.

Una de las características principales de esta casa es que se puede abrir por completo para que los moradores convivan con el exterior cuando lo deseen. Para lograrlo, se instalaron techos y ventanas retráctiles. Gracias a este sistema, “es una casa donde no te sientes en la ciudad”, según las palabras de Ricardo Barroso.

Otro elemento importante es la presencia de obras plásticas en cada rincón de la vivienda. “Mis viajes siempre son una fuente inagotable de inspiración. En muchas de las habitaciones primero compré el arte, y eso fue lo que dominó en el resto del cuarto. Voy constantemente a las ferias de arte contemporáneo de todo el planeta, incluyendo Zona MACO, en la Ciudad de México”, comentó Ricardo Barroso. Y el mexicano va aún más allá: “Para mí, el arte es oxígeno para los espacios. Los transforma en algo mágico”. En cuanto al diseño interior, sus referencias van desde Valerian Rybar y Arturo Pani hasta David Hicks y Tony Duquette.

Hasta la fecha, Ricardo Barroso ha realizado más de 40 proyectos tanto en nuestro país como en Estados Unidos y España. El sitio donde se diseña no es lo fundamental, según él. Lo que sí cuenta es su relación con el cliente. “En mi experiencia es igual diseñar una casa en México, Nueva York o Malibú. Recientemente decoré los espacios interiores de un yate, y tuve que trabajar a distancia en coordinación con el astillero, hacer visitas a Italia y acabar todos los detalles y accesorios en Florida. La flexibilidad es esencial y creo que el talento acompaña a uno a donde sea”.

Entre sus próximos planes, cabe mencionar la realización de proyectos residenciales en México y en California, un avión privado en Atlanta, un libro que saldrá en 2015 y la constante evolución de su colección de muebles que se pueden adquirir online o directamente en su tienda.