• Casas
  • Jessica Moreno
  • 21|09|2015
Arquitectura arqueológica
En esta residencia israelí, bóvedas y arcos antiguos conviven con nuevos elementos en metal y cristal.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201537/arquic6_8844_615x.jpg

Esta casa ubicada en la antigua ciudad de Jaffa en Tel Aviv, se encuentra en un edificio antiguo cuya edad es difícil calcular, pero debido al aspecto de los arcos y bóvedas de la construcción, podría ser del siglo XVII. La firma de arquitectos Pitsou Kedem restauró cada rincón del lugar rescatando su belleza y añadiendo materiales modernos, para hacer de esta especie de cueva un hogar acogedor.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201537/arquic1_270_615x.jpg

El diseño se fue planeando sobre la marcha, ya que conforme los trabajadores exponían las piedras originales de la construcción se incorporaban materiales nuevos como el uso de concreto, hierro, cables de acero y superficies de corian. Este proceso casi arqueológico, permitió unir la belleza natural de la casa con una arquitectura contemporánea. Desde la puerta principal se aprecian estos detalles, al estar hecha de acero y adaptada al espacio original. De esta manera se quiere transmitir la sensación de que estás entrando a un espacio íntimo y protegido.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201537/arquic3_1867_615x.jpg

Adentro, el lugar está dividido en dos secciones. La primera tiene un techo de bóveda cruzada que ha sido separado del resto de la casa con un panel de cristal, para que pueda funcionar como un cuarto de huéspedes. La segunda es un área pública con un área de trabajo y un baño, la cual se une a las plantas superiores mediante una escalera con paredes de concreto en un lado y cables de acero en el otro. Este rasgo moderno contrasta con el resto de la estructura que parece haberse congelado en el tiempo, gracias a las restauraciones que se le hicieron.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201537/arquic7_6677_615x.jpg

Durante la renovación se ampliaron los arcos y bóvedas para agrandar el espacio y, permitir la entrada de la luz, que crea un juego de sombras. En la cocina se realizó la mayor transformación al retirar los bloques de madera y concreto, para dar lugar a un mirador hacia el mar mediterráneo. En cuanto al suelo, se reemplazó la madera con una superficie lisa y de textura metálica para contrastar con el aspecto antiguo de las paredes. De esta manera se fortaleció la personalidad de la casa y se preservó su integridad, dejando un edificio que no pertenece a ninguna época.

www.pitsou.com