• Casas
  • Santiago Toca Uriarte
  • 08|02|2016
Espacio histórico
En el corazón de Puebla una fábrica de hilo se transforma en la morada de un coleccionista de arte.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/04/esph2_1323_615x.jpg

Diseño interior: STUDIO ROCA

En el centro de la Ciudad de Puebla, un joven empresario tuvo la visión de reconstruir el edificio de la fábrica que fundara su bisabuelo en 1936, para transformarla en residencias y a la vez albergar su colección de arte.  La vocación original del edificio —una fabrica de hilo de algodón— ha dado ahora vida a espacios de vivienda y, en particular, a la casa del empresario detrás de este proyecto.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/04/esph6_9905_615x.jpg

Desde finales de la década de 1990, se puso de moda en la Ciudad de México y otras urbes del país construir espacios de un sólo ambiente o con dobles alturas y, por esta razón, llamarlos loft sin que lo fueran. En realidad, la idea del loft surge en Nueva York cuando la ocupación de vivienda, estudios para artistas y espacios creativos comienza a descender del norte al sur de la isla de Manhattan, y se empiezan a transformar, a muy bajo costo, espacios que antes habían sido destinados como bodegas, para maquila o costura y otros usos semi-industriales.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/04/esph5_4077_546x.jpg

La ocupación del loft como vivienda supone un cambio en la manera de pensar de sus habitantes y, en el caso de los artistas, un cambio en la manera y la escala de la producción de su obra. De manera que aquí nos encontramos delante de un verdadero loft histórico, uno de los pocos loft reales que habrá en México que, sin embargo, ha resultado en un espacio acogedor y perfectamente habitable. Las dobles alturas que existían naturalmente como parte del edificio, sirven perfectamente como galería para albergar la obra de arte de este apasionado coleccionista. El techo de “bóveda catalana” destaca el trabajo artesanal de la arquitectura de la época y ha sido rescatado minuciosamente y dejado aparente.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/04/esph3_6957_615x.jpg

De manera acertada, la cocina y el comedor se han dejado abiertos para convertirse en el centro de reunión de toda la casa. ¿Qué mejor lugar que Puebla para convivir alrededor de la comida con tus amigos?  El proyecto arquitectónico original lo comenzó el propio empresario transformando sin una intención definida la antigua fábrica. Poco a poco fueron tomando forma estos maravillosos departamentos y fue entonces que solicitó la ayuda de Studio Roca para completar el interiorismo.  De manera muy acertada, los detalles del diseño de interiores dieron una escala y un sentimiento humano a la residencia. Los interioristas fueron muy hábiles al mezclar algunos elementos que recuerdan la vocación industrial del edificio, como las lámparas, con detalles y materiales acogedores en la sala y en los espacios privados.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/04/esph1_6291_615x.jpg

También, jugar con las alturas de los techos en el recorrido del edificio hace que el loft se viva como un espacio abierto y libre pero que, cuando se requiera, el ambiente cobre de nuevo una escala humana. Por la estupenda luz que recorre todo el inmueble, el propietario no pudo haber tenido un mayor acierto que dejar las paredes laterales en blanco. Una galería movible, que cambia de tiempo en tiempo según los gustos o las ideas del empresario se van modificando. Este es un proyecto que respeta y rescata perfectamente la tradición e historia del edificio y lo convierte hoy en un espacio totalmente contemporáneo en donde dan ganas de quedarse.