• Casas
  • Miguel Sada
  • 11|01|2016
Coherencia visual
Gracias a una estrecha relación con la arquitectura y con el entorno, Estudio Felguérez logró un diseño interior para el buen vivir.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/01/vb3_2242_615x.jpg

Arquitectura: Antonio Bouffier

Diseño interior: Estudio Felguérez

La recién terminada Casa Escondida, situada en lo alto de Valle de Bravo, ofrece a sus habitantes atardeceres espectaculares resguardados por un espacio contemporáneo que invita a la naturaleza a mimetizarse con él. Los volúmenes simétricos de Casa Escondida fueron trazados por el arquitecto Antonio Bouffier, quien logró una incorporación armónica entre los materiales naturales y la geometría pura. Estudio Felguérez, por su parte, con Alejandro Felguérez al mando, fue responsable del diseño interior de la residencia, que se lee coherente con la contemporaneidad de la arquitectura, y empático con el entorno natural.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/01/vb6_8387_615x.jpg

Estar en contacto con la arquitectura del sureste de México le permitió a  Felguérez, oaxaqueño de nacimiento, asimilar las corrientes arquitectónicas tanto prehispánicas como coloniales. Más tarde colaboró en la Casa Museo Luis Barragán, donde comenzó a tener un entendimiento de la arquitectura mexicana contemporánea. “Barragán, independientemente de ser un gran arquitecto, era un gran interiorista. Creó ambientes que dan como resultado la experiencia del buen vivir. Él incluyó en el glamour de sus casas materiales de la región, textiles, maderas y piedras que son parte de nuestra cultura. Ésta para mí fue una gran escuela”, comentó Alejandro.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/01/vb5_5334_615x.jpg

El arquitecto Antonio Bouffier partió de un terreno intrincado donde creativamente descubrió espacios deslumbrantes que resaltan el paisaje y generan vistas privilegiadas en diversos puntos de la casa y, a su vez, armonizan la relación interior-exterior, mediante la distribución de las habitaciones, estancias sociales y terrazas a lo largo de todos los niveles. Teniendo como premisa el confort, Estudio Felguérez utilizó la interesante riqueza visual que aportan la piedra y la madera como un lienzo sobre el cual incorporaron mobiliario de línea simple, así como piezas de vanguardia, clásicas y detalles rústicos que la contextualizan en el sitio folclórico de Valle de Bravo.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/01/vb4_2176_615x.jpg

Para cada uno de los espacios de Casa Escondida se eligieron piezas de diseño que captan la atención del visitante, como el par de sillas Ruché de Ligne Roset junto a la chimenea, así como piezas de otras firmas aclamadas como Ralph Lauren por Casa Palacio, Herman Miller, Viabizzuno, Artemide, Flos, Bo Concept, Janus et Cie, Akele y Pirwi. Asimismo, el arte es primordial en el carácter de la vivienda, pues cada ambiente es exaltado por obras de artistas como Aldo Chaparro, Agustín González, Luis Gordillo, Rodrigo Sartre, Patricia Lagarde, Marlon de Arabulá y Francisco Esnayra.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/01/vb7_545_615x.jpg

Gracias a la arquitectura abierta hacia la naturaleza de Antonio Bouffier se logró exaltar en cada espacio la belleza del paisaje, mientras que con el diseño de interiores de Estudio Felguérez se aprovechó el espacio al máximo y otorgaron una personalidad a cada habitación incorporando la colección de arte de los propietarios y piezas de múltiples estilos. Casa Escondida es acogedora e imponente. Como su nombre lo advierte, recorrerla es ir descubriendo distintos ambientes colmados de personalidad propia, todos ellos unidos por un hilo conductor: materiales pétreos, madera, luz natural abundante y mobiliario escultural.