• Casas
  • Jessica Moreno
  • 06|07|2015
Paisaje privado en Casa AL
Una residencia construida especialmente para absorber la belleza de Río de Janeiro en compañía de muchos amigos.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201527/casaal2_8271_615x.jpg

Arquitectura: Arthur Casas

En Río de Janeiro no queda otra opción más que celebrar el paisaje, y la Casa AL lo sabe. Fue concebida para un amigo del estudio de diseño Arthur Casas en un área triangular e inclinada. En un principio, el futuro habitante estaba dudoso de las posibilidades del terreno, sobre todo porque estaba rodeado de paredes altas y no estaba seguro de poder aprovechar la vista espléndida hacia el Atlántico. No obstante, la arquitectura logró transformar la aparente dificultad del terreno en un proyecto excepcional que se levanta sobre el mar. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201527/casaal8_9344_546x.jpg

El dueño de esta afortunada residencia es un empresario soltero, cuya ocupada vida social le demanda un espacio para compartir cenas y del paisaje con amigos, pero también un lugar donde descansar en total privacidad. Por ello la construcción consiste de un volumen horizontal y largo, paralelo al horizonte y con apariencia de estar flotando sobre las residencias de los vecinos. En la parte superior se emplazaron las áreas para actividades sociales, mientras que la habitación de huéspedes y de servicio se encuentran en la primera planta y la estancia principal en la segunda.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201527/casaal7_3785_546x.jpg

Cada pared de la casa está diseñada para ser una sucesión de la siguiente, como si fuera un camino, el cual comienza con un jardín que lleva hacia una galería de piedra en la entrada principal. De este modo se logra la sensación de transición entre el urbanismo de Río y la belleza del Atlántico. La idea central de la construcción es que el volumen se distribuya y se disperse de manera irregular para completar el concepto flotante.  

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201527/casaal4_9130_615x.jpg

La sala, el comedor, la cocina y el balcón se encuentran dentro de una sola habitación continua, lo que le otorga calidez al hogar. El diseño de interiores intenta contrastar la sobriedad de las paredes de piedra con espacios casuales a los habitantes que sean confortables. Todos los espacios se complementan con mobiliario elegido de tiendas de antigüedades en Nueva York o con elementos de fibras naturales, como las alfombras. Lo que hace realmente especial a la residencia es su doble vista, con el mar en frente y las montañas boscosas detrás, una posición privilegiada para su residente. Casa AL superó los retos del terreno convirtiéndolo en una oportunidad única de aprovechar la belleza de Río de Janeiro.

www.arthurcasas.com