• Casas
  • Michael Paul
  • 24|09|2014
Nuevos en The Strip
La top model Angela Dunn y su esposo, Colin Radcliffe, han renovado una clásica casa londinense de estilo georgiano en uno de los distritos de moda.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201439/casa_de_angela_dunn_1_7109_615x.jpg

Al escuchar “The Strip”, lo primero que viene a la mente es esa línea de casinos que conforman una avenida de luces neón que corre a través de los límites de Las Vegas, pero estaríamos equivocados; es el nombre coloquial para una vía pública en el vecindario más animado de Londres: Nottinghill Gate. Su nombre real es Westbourne Grove, y actualmente es una avenida engalanada con tiendas chic, restaurantes gourmet y casas elegantes. Entre el haute monde ha llegado a ser el lugar para ser visto, reunirse o simplemente pasear. Atraídos por una ubicación provocadora, una sociedad multicultural y una elegante arquitectura, una lista de celebridades y famosos han hecho de esta área y sus alrededores su casa. No es inusual codearse con estrellas de rock mientras se compra una baguette en una panadería nueva o mientras nos consentimos con una terapia de compras. Incluso para aquellos con un ojo ecológico interesado en los paisajes hay una sorpresa en el barrio. Si se camina bajando por la avenida, al pasar el restaurante de comida australiana de Bill Granger, se observan cuatro coles de montaña (árboles neozelandeses llamados científicamente Cordyline indivisa) en el jardín delantero de una elegante casa estilo georgiano. Se trata, por supuesto, de la casa de una neozelandesa; de hecho, de la glamorosa modelo Angela Dunn, quien, junto a su esposo, el inglés Colin Radcliffe, ha renovado este edificio.

Construido en 1760 como una rectoría para la iglesia local, en la década de 1960 la casa sufrió el ignominioso destino de albergar nueve diminutos departamentos. Se necesitó la visión de Angela y de su esposo Colin, un talentoso arquitecto y diseñador de interiores, para ver el potencial que tenía el edificio, restaurarlo y convertirlo nuevamente en un hogar espacioso, luminoso y con aire familiar. Colin, quien construye y diseña lujosas casas para los ricos y famosos en el mercado inmobiliario de alta gama en Londres —donde el costo de cualquiera de éstas alcanza los varios millones—, era el hombre ideal para el trabajo. La obra comenzó a principios de 2012, después de laboriosas reuniones con las autoridades de planificación para obtener el permiso de este edificio catalogado. “Nuestra primera tarea fue maximizar el espacio elevando el nivel del techo, haciendo un tejado a dos aguas con una hondonada central”, explicó Colin. Esto generó la amplitud suficiente para un entrepiso en la planta más alta, cuyo techo es un largo y opaco tragaluz que crea una especie de claustro, el cual suaviza la luz natural creando un efecto de galería. Luego se otorgó más amplitud a la casa, quitando las paredes interiores y los soportes de las chimeneas, donde se insertaron grandes travesaños de acero de carga para soportar las vigas. Posteriormente, la planta baja se dividió ingeniosamente usando una pantalla dorada decorativa de los años 60, que originalmente fue traída desde una tienda high-end de Milán.

Esta casa inspira de tal modo a nivel sensorial que casi se comienza a salivar. Sin embargo, en una nota más racional, cuenta una intrigante historia a través de sus muchas capas y su fascinante historia. El look hecho a la medida que Angela y Colin han creado preserva sus orígenes clásicos y le da una renovada oportunidad de vida; a través de su ingenio ha llegado a ser un hogar contemporáneo y habitable de cinco habitaciones para una gran familia.

Y por si fuera poco se encuentra en una de las calles más deseadas de Londres. Angela lo resume perfectamente. “¡Este es un gran lugar para vivir! Además de tenerlo todo a un paso de la casa: gimnasio, tiendas delicatessen, cafés y floristas, es el animado alboroto en ‘The Strip’ lo que lo hace tan divertido”.