• Casas
  • María Elena Espinosa
  • 02|03|2015
Habitar junto al mar
El despacho mexicano Covilha, junto con Claudia Goudet, concibió el interiorismo de una residencia en Cancún que huye de convencionalismos.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201510/habitar_junto_al_mar2_546_615x.jpg

Arquitetcura: Claudia Goudet

Diseño interior: Covilha y Claudia Goudet

Cancún posee una de las costas más atractivas del mundo gracias a su extraordinario clima y su exuberante vegetación. En los últimos años se ha convertido en un lugar glamoroso, espontáneo y divertido, un destino en donde los extremos son habituales, y la arquitectura no es la excepción. Ésta se sigue caracterizando por su espectacularidad, en la que edificios conviven con majestuosas palapas, muros ocres y de piedra, donde las alturas y la distribución de los espacios permiten tener un panorama extraordinario.

Al igual que muchas de las residencias que se encuentran frente al mar en esta zona, la que vemos aquí fue construida por Claudia Goudet y estaba supeditada a las normas locales, a las ciénagas y a las vistas. Sin duda, el estilo de esta vivienda, en el que la sinergia con la naturaleza es uno de los elementos más destacables, es una combinación perfecta de las tendencias locales y un toque moderno que incluye un empleo excepcional de materiales de noble solidez.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201510/habitar_junto_al_mar1_3507_615x.jpg

Desde que se ingresa a esta vivienda se puede transitar de manera orgánica, pues los espacios dialogan entre sí y con quien los visita. “Queríamos una casa de ciudad (en cuanto a integración y distribución de espacios) pero con un ambiente relajado, en donde cada lugar te invite a estar, resaltando nuestro gusto y pasión por el arte y el arte-objeto”.

En cuanto a la paleta del mobiliario interior, la combinación elegida fue el blanco y los colores crudos, para armonizar con la madera, que aporta vitalidad al espacio, gracias a sus vetas y poros. Es importante denotar el diseño de las áreas exteriores, donde el paisaje, el mar y la arquitectura impresionan por su composición espacial, así como la riqueza de los materiales y, sobre todo, su cautelosa y delicada integración al entorno. En resumen, es una perfecta puesta en escena urbana plena de accesorios y obras de arte que dan vida a una residencia sofisticada a orillas del mar. Sin duda, la ambición creativa con la que fue concebida esta morada, por parte del despacho Covilha en conjunto con Claudia Goudet, dio como resultado un proyecto colmado de detalles que refleja una labor decorativa que huye de convencionalismos típicos.