• Casas
  • Karine Monié
  • 09|01|2015
Ver y ser visto
En Singapur, esta casa es símbolo de equilibrio entre privacidad y apertura arquitectónica.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201502/ver_y_ser_visto1_4257_615x.jpg

Arquitectura y diseño interior: Wallflower Architecture + Design

Arquitectura de paisaje: Nyee Phoe Flower Garden Pte Ltd

Entrelazar la arquitectura, el paisajismo y el diseño interior es una tendencia que observamos en todos los países y en cualquier tipo de nuevos proyectos (residenciales, comerciales, culturales, corporativos, etc.). Esta concepción estética se ha fortalecido año tras año, en particular durante la ultima década, y parece que va a seguir por este camino. Los miembros de Wallflower Architecture + Design, establecido en Singapur, lo entendieron desde sus principios en 1999.

De hecho, uno de los requisitos más importantes que los propietarios pidieron a Wallflower Architecture + Design fue una terraza en el techo, de donde se mira hacia la parte posterior de la vivienda y se domina el valle. “Es literalmente ‘el faro’. Es un éxito tan importante que los dueños celebran la mayor parte de sus fiestas y de sus reuniones con la familia en este tercer nivel, para ver y ser visto desde sus alrededores”, enunciaron los profesionales a cargo del proyecto. Además, para lograr el perfecto resultado en cuanto a arquitectura de paisaje, trabajaron junto con la compañía especializada singapurense Nyee Phoe Flower Garden Pte Ltd.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201502/ver_y_ser_visto2_7835_615x.jpg

Dos bloques conforman la casa: el primero, alto y ancho, reúne la sala-ático, la habitación principal y el estudio; el segundo, más ancho y localizado en la parte trasera, alberga los dos cuartos de los niños. Tanto en el primer piso —donde están la sala, el comedor, la cocina y el dormitorio de huéspedes—, como en el segundo —donde se encuentran los tres cuartos de la familia—, la disposición permite que la luz natural bañe todos los espacios interiores además de que la brisa los refresque. Para conectar los tres pisos (incluyendo la terraza), se diseñó una escalera de piedra caliza.

La fachada de la vivienda destaca por su originalidad, pues está hecha de varias capas: puertas y ventanas de vidrio, persianas de madera con ventanales, una pantalla horizontal de aluminio que protege del sol y persianas verticales. Gracias a estas combinaciones de elementos y materiales, los propietarios pueden controlar fácilmente la cantidad de sol, brisa y vista que les conviene mejor, dependiendo de las circunstancias. “A veces no se trata sólo de lo que los dueños quieren ver, sino de lo que sus vecinos pueden ver de ellos”, finalizaron los miembros de Wallflower Architecture + Design.