• Casas
  • Katia Contreras
  • 29|05|2014
El santuario personal de Sofía Aspe
La diseñadora mexicana nos desvela su espacio más íntimo.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201422/casa_sofia_aspe_3890_615x.jpg

Diseño de interiores: Sofía Aspe

Sofía Aspe se ha interesado por el diseño de interiores y por la decoración toda su vida. Pero si bien siempre estuvo involucrada en este mundo creativo, fue hasta hace dos años que decidió dedicarse profesionalmente al interiorismo.

En cada proyecto, Sofía incorpora piezas que hablan de quien habita el lugar, sus pasiones e historias personales. La casa de un diseñador es lo más representativo de su trabajo, y la de Aspe refleja su alma en cada espacio y objeto. “Crear para uno mismo es un divertido reto, ya que puedes tomar riesgos y experimentar”, expresó Sofía.

Para la creativa mexicana existen dos principios primordiales al decorar: la comodidad y la calidad. Cuando esta última es excelente, el producto envejece adecuadamente, e incluso puede volverse un clásico; por ello es un aspecto presente en cada uno de sus diseños.

Su morada, ubicada en una zona boscosa de la Ciudad de México, expresa el carácter de un ser que disfruta cada momento y que procura perpetuarlos concibiendo una variedad de espacios para vivir cada experiencia. Ello explica la existencia de un gran comedor para recibir invitados y otro más íntimo en el patio para comer junto a sus hijos pequeños. Asimismo, la residencia refleja su gusto por los viajes, por los libros, por lo vintage y lo antiguo e indiscutiblemente, por el arte. “Ya que no soy experta en el tema, procuro que me hable la obra, si lo siento en el estómago, vale la pena”.

Sofía transformó de manera extraordinaria esta antigua casona, restableció la organización de las áreas y la renovó a través de los acabados y la decoración. Con el consejo de su asesora de feng shui, ideó la distribución ideal del mobiliario para procurar la armonía.

La sensibilidad de Sofía por la naturaleza, por lo bello, por la búsqueda de una estética y el aprecio por los detalles, como una flor del jardín en la mesa, sábanas suaves en la cama o luz tenue durante el anochecer, transmite la sensación de que cada elemento que adorna la vivienda pertenece a ese sitio.

Sofía Aspe posee una excepcional habilidad para que ningún objeto parezca ubicado al azar, sino creado especialmente para el espacio.