• Casas
  • Karine Monié
  • 20|10|2014
Esplendor tropical
Con una superficie de más de mil metros cuadrados y una vista asombrosa, esta casa situada en Hong Kong es un éxito arquitectónico.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201443/esplendor_tropical_1_9218_615x.jpg

Arquitectura y diseño interior: Olson Kundig Architects

Los miembros de Olson Kundig Architects, basados en Seattle, no tenían contemplado realizar un proyecto al otro lado del océano. Sin embargo, después de haber hojeado varias revistas, cada uno por su lado, los dos dueños de esta vivienda en Hong Kong se enamoraron de la misma casa diseñada anteriormente por el despacho norteamericano. Así es como decidieron confiar en Jim Olson y su equipo —William Franklin, jefe de proyecto, y Charlie Fairchild, quien participó en el diseño interior— para concebir su propio hogar.

Desde hace más de 40 años, Jim Olson tiende a reunir el arte, la naturaleza y la arquitectura, además de explorar la relación entre luz y espacio, ideas que este proyecto ilustra perfectamente. Ubicada al sureste de Hong Kong, cerca del pueblo de pescadores Shek O, esta vivienda de un solo piso domina el mar de China Meridional (del sur) en un espectacular escenario costero. “La casa forma parte de su entorno. En efecto, la piedra proviene de la ladera; el uso del agua permite fusionar la vivienda con el océano, además de reflejarse en el cielo, y dos techos voladizos protegen del fuerte sol tropical y de las lluvias diluvianas”, Jim Olson.

El plan de la casa fue concebido para proporcionar vistas en todas las direcciones y conforme a los puntos cardinales. La alberca se fusiona con el mar a tal punto que éste casi parece entrar a la sala, que cuenta con un techo muy alto. A pesar de las líneas arquitectónicas modernas, varios elementos recuerdan la tradición china. Por ejemplo, la disposición de las distintas piezas alrededor de un patio central. Por otra parte, Jim Olson suele jugar con la simetría, lo que se nota en particular a través del posicionamiento de la isla en el horizonte, ligeramente descentrada cuando se observa desde la ventana principal de la sala de estar.

Además de la arquitectura, Jim Olson se encargó del interiorismo y diseñó varias de las piezas de mobiliario, tales como el sofá de cuero color café de la sala. Finalmente, las tonalidades mayormente claras de los accesorios y de los muebles son una invitación a no “distraerse” y, al contrario, a enfocarse en la majestuosa vista.