• Casas
  • Katia Contreras
  • 09|02|2015
Historicismo reinterpretado
Una casa campestre dentro de la ciudad conserva las pautas tradicionales del barrio de San Ángel.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201507/historicismo_reinterpretado1_7838_615x.jpg

Arquitectura: DAS Desarrollo Arquitectura Sustentable

Diseño interior: DAS / Paulina Granados

La idea de respetar el paso del tiempo de esta zona al sur de la Ciudad de México influyó de manera importante en el diseño de la casa KLR, colmándola de vida con un agradable ambiente propio del sitio.

El concepto generador de DAS Desarrollo Arquitectura Sustentable fue diseñar una vivienda rodeada de jardines para iluminar todas sus fachadas y espacios interiores. Bocetaron un sitio con circulaciones compactas y lineales que permiten ir descubriendo áreas muy distintas y plenas de carácter, una a la vez. “El recorrido genera una secuencia. La casa se va revelando conforme se transita. Aun siendo espacios continuos, cuenta con pautas que marcan ritmos entre las zonas contenidas y las abiertas”, expuso el arquitecto Gerardo Asalí, dirigente de DAS.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201507/historicismo_reinterpretado3_649_546x.jpg

El diseño se lee historicista dada la cantidad de referencias locales e históricas en la estética de la casa. En cuanto al programa arquitectónico, KLR se funde con el contexto y paisaje del barrio de San Ángel con una interpretación moderna y contemporánea. “La presión que generó la calle, por contar con obras del maestro Manuel Parra, Juan O´Gorman y otras excelentes edificaciones que se han hecho en San Ángel, estableció un estándar alto para la calidad que requirió el encargo”.

El acceso a la residencia consiste en un espacio de doble altura, del que se desprende una circulación vertical para comunicar la cava, la biblioteca, el estudio y, finalmente, el roof garden. Este último posee un huerto que rodea un pabellón de cristal provocando que las vistas de la vegetación desde este espacio se fusionen con los árboles circundantes del barrio.

Las áreas privadas se encuentran en el primer nivel y, debido a su uso, la fachada fue pensada para lograr un ambiente íntimo en donde las vistas al exterior se conduzcan directamente a las copas de los árboles. Los cuartos de servicio, lavado y bodega se encuentran en el sótano que convive con un patio inglés que sirve para ventilar e iluminar dicha zona.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201507/historicismo_reinterpretado2_1249_615x.jpg

Los grados de innovación van desde el planteamiento general de la casa KLR como un bloque suelto en el terreno, y su estructura de acero y concreto permitió lograr volados considerables. El tabique que viste los muros exteriores se fabricó especialmente de manera artesanal, con el fin de lograr un aislamiento acústico y térmico y, a la vez, un color cálido muy particular. La casa también integra un sistema de calefactores solares para reducir el consumo de combustibles naturales. La casa KLR mantiene una dialéctica con su entorno.

Su materialidad y su esencia son el resultado de una exploración de la historia y las tradiciones del lugar donde se sitúa. “Mas allá de querer inventar el hilo negro, buscamos reinterpretar con precisión el quehacer arquitectónico desde una postura de servicio con altos estándares, que realmente mejorara la calidad de vida de sus habitantes”.