• Casas
  • Miguel Sada
  • 13|07|2015
Homenaje al paisaje natural
El lujo ecológico y la armonía con el entorno se vuelven tangibles en Casa Xixim.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201528/casatulum5_7636_615x.jpg

Arquitectura: Specht Harpman Architects

Diseño de interiores: Matthew Finlason

Una bahía protegida de aguas cristalinas y arena blanca en Tulum vio emerger a la casa autosustentable Xixim, la cual mantiene un diálogo íntimo con el entorno. “Nos inspiramos en la naturaleza específica del sitio y de los materiales circundantes. A partir de estos elementos, tejimos una arquitectura que refleja el carácter del lugar, sin replicar detalles históricos o tradicionales. Casa Xixim ganó su autenticidad por el uso simple y directo de estos elementos locales”, afirmó Scott Specht, cofundador y director de Specht Harpman Architects.

La Casa Xixim es larga y estrecha, con los extremos angostos hacia la playa y hacia una zona de manglares a la entrada. El propósito de los arquitectos Specht Harpman fue abrir la morada totalmente de adelante hacia atrás, de manera que los usuarios pudieran desplazarse libremente a través de todo el lugar y de la playa, sin que hubiera ningún tipo de obstrucciones. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201528/casatulum2_1727_615x.jpg

“Hay aperturas amplias, con puertas corredizas que permiten a los espacios abrirse plenamente, desde la puerta de acceso hasta la bahía”. Esta impecable transparencia permite que todos los ambientes interiores se conviertan en uno, luminoso y fresco.

Del mismo modo, las habitaciones están distribuidas de tal manera que se conectan con las demás áreas y aprovechan las espectaculares vistas, tanto en la planta baja como en el primer nivel. 

Los techos saturados de vegetación complementan la integración con el entorno natural y proporcionan a la residencia una temperatura agradable todo el año. La cubierta, además, cuenta con paneles de energía solar que proveen de electricidad a la Casa Xixim.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201528/casatulum4_4327_615x.jpg

Las técnicas de construcción y los materiales que utilizaron son tradicionales de la península de Yucatán, y los aplicaron de manera que refleja la fuerza y la naturaleza sencilla de la arquitectura mexicana. Concreto, piedra, madera y azulejos se combinan para conservar y exaltar el espíritu pacífico de las casas de la costa del caribe mexicano. 

Para los muros de acento, se emplearon losetas de fabricación local con un patrón y una coloración personalizados. La madera agregó una calidez y una textura que se complementa con las paredes de concreto lisas adyacentes, y crea una rica mezcla junto a los muros de piedra caliza de la fachada. 

“La conexión de la residencia con la playa fue el objetivo principal. La idea de que la casa y el sitio fueran uno, y que existiera un flujo continuo desde el exterior hacia el interior fue primordial”. El vínculo con la naturaleza también fue fundamental, y para conseguirlo se generaron áreas verdes en todos los niveles, lo que permitió a la casa mimetizarse totalmente con el paisaje.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201528/casatulum1_9530_615x.jpg

Gran parte del mobiliario fue diseñado y construido por Matthew Finlason, quien logró perpetuar la sencillez del espacio que los acoge.

La distribución de las habitaciones y de los volúmenes del espacio fue esencial para crear un oasis que se aislara de las casas contiguas sin dejar de sentirse transparente. Para los arquitectos, también representó un desafío crear una vivienda completamente autosuficiente en términos de energía, de recolección de agua y de tratamiento de residuos. Sin embargo, lograron integrar todas esas características, sin que éstas se convirtieran en el foco del diseño.

Casa Xixim posee una atmósfera moderna y atemporal, con formas y materiales que enfatizan el confort y la serenidad. Al transitar por la residencia, ésta se percibe como un oasis sereno y pacífico que se extiende hasta las olas del mar que se aprecia al fondo. “Hay una transición casi imperceptible del exterior al interior. Al estar dentro de la casa, te sientes como si fueras una extensión del propio paisaje”.