• Casas
  • Miguel Sada
  • 08|07|2015
Geometría pura
Un encantador juego de volúmenes da vida a la Casa Country Club.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201528/geometria1_6913_615x.jpg

La Casa Country Club goza de una privilegiada ubicación, frente a un campo de golf en la Ciudad de México, por lo que fue indiscutible que el leitmotiv del despacho Migdal Arquitectos, dirigido por Jaime Varón, Abraham Metta y Alex Metta, al trazar la residencia, fuera responder a las vistas, la orientación y a la morfología del terreno, con el fin de sacar el máximo provecho del emplazamiento. La distribución de la residencia en forma de “L” permitió disponer todos los espacios hacia este inmenso jardín y crear continuidad entre el prado de la residencia y el verde del campo de golf, generando la ilusión de extenderse casi infinitamente.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201528/geometria4_4936_615x.jpg

Desde el exterior, el material pétreo del basamento que soporta la morada crea un atrayente juego de contrastes con el mármol beige de los volúmenes superiores de escala monumental. Al acceder a la casa, ésta se lee transparente y ligera gracias a sus alturas dobles y a los ventanales. Es a través de estos muros acristalados y de las distintas terrazas, que se conectan el exterior y el interior formando un espacio continuo y luminoso. En la planta baja de la casa Country Club se encuentra la plaza de acceso, la sala, el comedor, el desayunador, la sala de baño de visitas, un elevador, la cocina, el family room, el cuarto de huéspedes, un baño-vestidor y el jardín. La planta alta, por su parte, alberga la recámara principal, dos salas de baño con vestidor, la biblioteca, un elevador, la terraza y una segunda habitación. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201528/geometria2_5528_615x.jpg

Uno de los notorios protagonistas de Country Club es la sala de doble altura, envuelta con cristal en todo su perímetro. En ésta, el mobiliario de líneas rectas y colores que incrementan la luz del sol, refuerzan la arquitectura limpia y contemporánea que da forma a la casa. Justo al centro de este espacio, un muro colgante se desdobla desde el techo, otorgando confinamiento y una escala más humana al ambiente.

Una “calle interior”, como la llaman los arquitectos de Migdal, ilumina el interior y crea un eje a lo largo de la vivienda. Esta “calle” se baña de luz natural gracias a una serie de listones de cristal traslúcido suspendidos en el techo. Al final de este extenso corredor aparecen los exuberantes árboles creando un espléndido y frondoso remate visual. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201528/geometria3_6222_546x.jpg

Los creativos de Migdal Arquitectos no sólo estuvieron a cargo de la arquitectura de la residencia Country Club, también del interiorismo. Para este último, optaron por una decoración sobria y elegante de estilo contemporáneo buscando equilibrar el diálogo entre los volúmenes de la casa con el paisaje natural. Siguiendo esta premisa, añadieron muebles neutros de siluetas simples y casi nula ornamentación, permitiendo así destacar las vistas y la monumentalidad de los espacios. Piedra negra, mármol beige, aluminio y cristal componen esta vivienda de volúmenes macizos y planos que parecen flotar creando una ligereza visual que enmarca el lujoso campo de golf en la capital mexicana.