• Casas
  • Jessica Moreno
  • 25|03|2015
Casa Zofiówka, es parte del paisaje
Las líneas rectas y los cubos son el sustento de esta vivienda polonesa bicolor. Un paraíso para los amantes del minimalismo.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201513/casazlo1_96_615x.jpg

Localizado en la región de Lodz en Polonia, este inmueble se construyó bajo el concepto de contemporaneidad, pues está pensado para ser habitado por una familia moderna, que goce de los placeres simples pero lujosos de la vida. La ciudad es la tercera más grande del país, por lo que alrededor hay mucho movimiento, una sensación que Reform Architekt, el estudio constructor de la casa, quiso contrastar con la arquitectura del lugar. Cada zona de Zofiówka enfrenta los colores blanco y negro, y a veces deja entrar sombras de gris para darle un acento más sutil. No encontrarás una gota de color ni siquiera en las decoraciones, de eso depende su elegancia.  

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201513/casazlocover_2945_615x.jpg

Se diseñó con formas cúbicas interceptadas por planos verticales para darle un aspecto muy sobrio y minimalista, un refugio del agitado mundo que nos rodea para que al llegar de la calle realmente te puedas sentir en paz. Los objetos que decoran el interior también tienen formas cúbicas que no interrumpen las líneas de la arquitectura: las sillas, las ventanas, la iluminación, las camas, las cortinas, todo sigue la misma forma, y es enmarcado por techos altos que le otorgan un espacio para lucirse en grande.

El toque final de descanso, y el más rebelde de toda la casa, son las sillas que el estudio llama “una expresión contemporánea en forma de objetos”. Máscaras giratorias que parecen ser los únicos intrusos permitidos en Zofiówka, ideales para que los habitantes se sienten a contemplar el atardecer desde la tranquilidad del jardín. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201513/casazlocoverg_2246_615x.jpg

Aunque el objetivo de Reform fue crear un espacio armonioso y simple que tenga las funciones de un refugio, de ninguna manera pretende sentirse aislado, por eso el exterior es completamente abierto, para que la casa parezca integrada al paisaje, como si fuera una parte más de él, en lugar de una imposición sobre el campo de Lodz. Afuera, todo el entorno también se ve blanco y negro, parece que ni la naturaleza quiere interponerse en el diseño de esta casa ying-yang.