• Casas
  • Katia Contreras
  • 07|05|2014
Cubismo contemporáneo
Una casa inspirada en los principios revolucionarios del Pabellón de Barcelona de Mies van der Rohe, la capilla Notre Dame du haut de Le Corbusier y la silla Wassily de Marcel Breuer.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201419/cubismo_contemporaneo__3521_615x.jpg

Arquitectura: Stamberg Aferiat + Associates

Estas magnas y verdaderamente proféticas obras fueron un parteaguas en la arquitectura y en el diseño; cada una fue concebida como una predicción del futuro de la producción y la construcción industrializada. Cautivados por esto y manteniendo el plan original del Pabellón de Barcelona en mente, los creativos de Stamberg Aferiat, firma de arquitectura con sede en Nueva York, diseñaron una vivienda que explora la realidad de los materiales y de los métodos de producción industrial de nuestra época. Los cubistas observaron más allá de la concepción mecánica cómo el ojo ve y utiliza la habilidad del cerebro para recordar y anticipar, permitiéndonos apreciar en una serie de elementos aparentemente inconexa de fenómenos el sentido que poseen en conjunto.

Con la teoría del color de Newton como guía, la vibrante paleta de matices de la casa permite que la luz reflejada pase a través de las paredes traslúcidas, inundando los espacios con un brillo deleitante.

Además de los estudios rigurosos de la perspectiva y la teoría del color, los materiales y métodos sostenibles juegan un factor primordial en el diseño de la residencia ubicada en  la isla Shelter. Lo más importante es el tamaño del proyecto. En un momento en que las nuevas viviendas se esfuerzan por abarcar el mayor espacio posible, los arquitectos ejecutaron el proyecto de los dos pequeños pabellones en tan sólo 100 metros cuadrados.

Siguiendo este principio ambientalmente responsable, la casa está diseñada para todas las estaciones climáticas gracias a las áreas acondicionadas y moduladas de acuerdo a la temporada. Su uso más frecuente es durante el verano, por lo que grandes puertas corredizas permiten que las actividades usualmente desarrolladas en el interior fluyan a las terrazas al aire libre y a los jardines durante el verano. Lo contrario ocurre en el invierno, cuando la vida se desarrolla en un espacio mucho más pequeño.

La casa es una de las primeras en la isla Shelter en utilizar calefacción y enfriamiento geotérmico. Sin embargo, rara vez se utiliza en los días cálidos debido a que los arquitectos incorporaron diversos elementos de diseño pasivos en la residencia: los muros sólidos en el sur y en el oeste del edificio bloquean al sol intenso del verano, mientras que las divisiones traslúcidas de piso a techo de policarbonato doble permite que la luz del norte y del este penetren en el espacio, lo cual logra un mayor aislamiento en comparación con el vidrio tradicional.

Grandes puertas y ventanas deslizables fueron cuidadosamente colocadas para aprovechar la brisa del mar con el fin de enfriar los interiores. Asimismo, los grandes voladizos del techo proporcionan la sombra necesaria a los interiores del pabellón mientras definen el espacio resguardado, ideal para las actividades al aire libre.

El Pabellón Shelter Island en Nueva York ofreció a Peter Stamberg y Paul Aferiat de Stamberg Aferiat + Asociados la oportunidad de plasmar sus influencias, inspiraciones y aspiraciones en un sitio en el que los límites los definió su propia creatividad e imaginación.