• Casas
  • Karine Monié
  • 02|09|2014
Diseño interior haute couture
En esta casa situada en un elegante barrio vecino a París, piezas de arte contemporáneo adornan cada rincón.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201436/casa_diseno_interior_paris_1_8326_615x.jpg

Diseño interior: Stéphanie Coutas

En la capital francesa y sus alrededores, se sueña con adquirir una vivienda donde el encanto de antaño sigue vivo. Y cuando se vuelve el caso, decorar tal hogar es un desafío. Preservar el carácter histórico del sitio y al mismo tiempo crear un espacio confortable y coherente con la época, no es nada fácil.

La arquitecta de interiores Stéphanie Coutas lo experimentó en el marco de este proyecto: una casa de 400 metros cuadrados, situada en el elegante barrio “Neuilly-sur-Seine”.

Desde su infancia, la francesa recibió numerosas influencias, pues fue educada en Asia y tuvo su primera experiencia profesional en el mundo de la moda. En 2005, fundó su despacho de interiorismo, “1001 Maisons”, a través del cual realiza con su equipo proyectos residenciales, boutiques, yates y hoteles.

La combinación de tonalidades claras con maderas preciosas, cuero, terciopelo, vidriería de Murano y bordados –lo que resulta en muebles haute couture– son algunos de los elementos predilectos de Stéphanie Coutras.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201436/casa_paris_de_la_semana__2337_615x.jpg

En esta casa tranquila de dos pisos que cuenta con un jardín de mil metros cuadrados donde olvidarse del bullicio parisino, añadió toques de colores vivos. El amarillo, el rojo y el azul brindan una sensación de frescura visual y permiten “rejuvenecer” el espacio en un espíritu neoclásico y artístico. Las piezas de diseño conviven con obras de arte contemporáneo en un ambiente refinado con detalles extravagantes.

Por otra parte, los materiales de alta calidad como el mármol no interfieren con la decoración innovadora. Al contrario, participan en el justo balance. Con este proyecto concebido para una familia, Stéphanie Coutras quiso alejarse de los estándares de una casa tradicional. En los dos salones –uno con una chimenea y otro con una biblioteca–, fotografías “retro”, una pintura de Robert Combas, la escultura “Blue Ice Meltdown” de Desire Obtain Cherish y el futbolín de cristal ilustran a la perfección lo que significa la palabra “eclecticismo”. Además, se logró desprender poesía y romanticismo.

Este sutil equilibrio refleja el talento de la arquitecta de interior que tiene muchos proyectos en marcha: una casa en el Cairo, un palacio en Medio Oriente, la decoración de un hotel de lujo en la región francesa “Borgoña”, departamentos en París, el lanzamiento de una línea de muebles a la medida, entre otros.