• Casas
  • Kitzia Nin Poniatowska
  • 20|03|2015
El mágico mundo de Knut Pani
Descubre la asombrosa residencia del hijo de Mario Pani en Tequisquiapan, Querétaro, que presume una sinergia de estilos y materiales.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201512/casaknutcover_4084_615x.jpg

La exploración de un mundo interior a través del manejo de la materia y la proyección emocional exaltada por el rigor estético, son las características que se observan su obra. Knut Pani cuenta con 30 años de trayectoria como artista plástico, dedicado a la pintura, el grabado, la escultura y la arquitectura, y asegura que no siempre fue pintor abstracto.

En 1983 desarrolló un discurso figurativo urbano, estridente, que se fue diluyendo poco a poco y que fue abriendo camino hacia su inconfundible propuesta plástica contemporánea: obras de indiscutible modernidad, con poderosos trazos y colorido explosivo. “Pani es un artista de aliento que hay que estar observando siempre. Por que  nos obliga a traer a nuestro presente el espíritu de la modernidad que con estas pinturas rebasa criterios de la contemporaneidad y polemiza el concepto que tiene la crítica sobre el arte”, comentó Alfonso Bulle Goyri

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201512/casaknutcoverg_8757_615x.jpg

Visitamos la hermosa residencia de Knut Pani en Tequisquiapan, quien aseguró: “Este pueblo mágico me ha hechizado. Me ha transmitido su magia y me ha estimulado, detonando mi creatividad y mi pasión, permitiéndome expresar mis sentimientos más profundos y volcar las imágenes desde los laberintos de mi inconsciente como un torrente sobre telas, tablas y papeles, evocando el flujo de las aguas de los manantiales que bañan los campos de Tequisquiapan”. 

Con ese ímpetu y espontaneidad, en la década de los noventa inició a edificar su casa, proceso que duró 15 años y que se fue modificando y adaptando a las necesidades para madurar y ser hoy su entrañable hogar. “Al no contar con un plano arquitectónico como tal, es cuando sale a piel la memoria genética, lo que se lleva en la sangre. El sentido te va permeando y guiando durante el proceso de concepción”. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201512/casaknut1_7735_546x.jpg

Admirador de Barragán, Goeritz y Koons, Knut Pani concibió un interior pleno de estilo, en donde se fusionan elementos modernos y contemporáneos con toques clásicos. Para evitar pretensiones, empleó los materiales más austeros, como el cemento, el barro, la madera, el vidrio y el hierro. El lujo está en los espacios, los detalles, las alturas y los remates visuales. Es así, como Knut construyó cada espacio de su hogar, en ausencia de ayuda de profesionales, pero con la sensibilidad, la experiencia y el conocimiento adquiridos por la maestría de su padre, Mario Pani