• Casas
  • Mayer Rus
  • 08|05|2014
En concierto
Con la ayuda del diseñador Don Stewart, el músico John Legend y su prometida, Christine Teigen, hacen realidad su sueño de vivir tanto al interior como al aire libre.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201419/en_concierto_8632_615x.jpg

Producción de Carlos Mota

¿Qué te convierte en una leyenda? Cuando la luminaria en cuestión ha recibido nueve premios Grammy, como es el caso del compositor John Legend, la respuesta está mejor expresada en su casa de los años 60 en Hollywood Hills, la cual comparte con su prometida, la modelo Christine Teigen. Una sofisticada renovación de modernismo de mediados de siglo, la residencia refleja el espíritu de la joven pareja poniendo su propio sello distintivo en el refinado estilo de vida californiano.

Para lograr su visión de felicidad doméstica en la Costa Oeste, Legend y Teigen recurrieron a Don Stewart, de la firma Desiderata Design de Los Ángeles, a quien conocieron por medio del músico Kanye West, otro cliente de Stewart.

El enfoque de Stewart para la transformación de la casa –que había sido renovada durante la década anterior pero no coincidía ni con los gustos de Legend ni con los de Teigen– involucraba una hábil yuxtaposición de materiales toscos y refinados, comenzando por la fachada. Escondió la residencia de la vista a la calle detrás de una cochera construida con enormes paneles de acero Corten y una puerta de entrada de bronce grabada con una escena del país asiático. Una escultural escalera de hormigón en acabado liso y áspero conduce hacia la entrada del frente, que está enmarcada por una balaustrada de roble blanco y acero.

Después de demoler la estructura de dos mil 200 metros cuadrados, Stewart reconfiguró el espacio para maximizar el área de cocina-comedor que constituye el núcleo de la casa. Todas las superficies fueron transformadas con el objetivo de crear un ambiente cálido y natural.

Un sendero conduce a una alberca de hidromasaje con vistas a una colina, mientras que otro serpentea bajando por la ladera hasta un pequeño espacio cerrado donde una silla que semeja un capullo, diseñada por Patricia Urquiola, se encuentra a la sombra de un glorioso eucalipto.

La misma sensibilidad estética elegida en los espacios al aire libre, que se podría denominar “terrenal moderna”, se aplicó al mobiliario interior. Una vez más, el énfasis está en el empleo de materiales naturales y formas simples. La atractiva mezcla también incluye creaciones únicas, en particular una lámpara de Alison Berger con colgantes de cristal soplado inscrita con letras de las canciones de John Legend.

“Esta vivienda tiene todas las cualidades que busco en mi propio trabajo. Es sutil y hermosa, pero también poderosamente moderna”, finalizó John.