• Casas
  • Karine Monié
  • 09|07|2014
Espíritu Hawaiano
En la isla Maui, esta vivienda se sitúa en un entorno natural de excepción.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201428/casa_isla_maui_hawaii_1_315_615x.jpg

Arquitectura: Olson Kundig Architects

"Trabajar con artistas y artesanos es una parte integral de lo que hacemos. En algunos casos, la arquitectura se convierte en el estuche que soporta instalaciones de arte. En otros, la arquitectura y el arte crean juntos una experiencia espacial homogénea". La filosofía del despacho estadounidense Olson Kundig Architects –que cuenta hoy con 90 empleados– se enfoca también en el diseño sustentable, y a través de él busca preservar lo más hermoso de la naturaleza para que conviva con lo innovador del ser humano.

Varios miembros del equipo, encabezado por Tom Kundig, se encargaron de diseñar este refugio para una familia. Construida en un terreno que domina una zona muy reconocida por los amantes de los deportes acuáticos, Slaughterhouse Beach House fue inspirada en las tradicionales cabañas de surf.

Como resultado, tres edificios similares y conectados fueron construidos conforme a la topografía. Uno de ellos alberga las áreas de convivencia, el otro, las suites de los invitados, y el tercero, el espacio principal para dormir.

Rodeada de vegetación y con una sublime vista hacia el océano, esta casa destaca por su arquitectura con líneas rectas y sobrias. Además, los techos van más allá de las fachadas, lo que permitió la creación de amplias terrazas.

Ya que los materiales utilizados son locales, las paredes de la casa se fusionan con el entorno, requieren poco mantenimiento y aislan el ruido. Madera, concreto, acero y tierra conviven en todos los espacios.

En esta isla de mil 880 kilómetros cuadrados –la segunda más grande del archipiélago de Hawai–, se aprecia la grandeza de los paisajes, a tal grado que Tom Kundig confesó: “No creo que algún día pueda diseñar algo tan bello como lo que ya existe. Estamos aquí para enmarcar el paisaje, para crear una experiencia y, tal vez, para dejar entrar algo de esta experiencia -la intimidad y la vulnerabilidad- en el interior de la vivienda”.