• Casas
  • Jessica Moreno
  • 19|10|2015
Pureza en los Hamptons
Una casa sencilla e impecable que representa plenamente el concepto de minimalismo.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201542/phamptons1_2240_615x.jpg

Esta residencia fue construida por Amee Allsop para un cliente australiano en la ciudad de Nueva York. Por ello, la propiedad de 750 mil metros cuadrados tenía que tener el espíritu del país natal de su dueño, y al mismo tiempo aprovechar el paisaje boscoso. Fue así que se creó “Red Dirt” una unión entre interior y exterior que otorga a su residente la idea de estar permanentemente al aire libre, en plena naturaleza.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201542/phamptons2_9818_546x.jpg

La casa cuyo nombre se aleja de su apariencia, tiene un techo de dos aguas de 1980, conservó su forma original pero se sometió a una renovación completa de habitaciones y baños para maximizar el espacio y crear simplicidad. Se instaló un gran tragaluz para iluminar la sala y la cocina durante todo el día, mientras que la habitación principal tiene una ventana rectangular en lugar de cabecera de cama que captura la luz y vistas del cielo.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201542/phamptons5_1193_615x.jpg

La idea es que una vez dentro, tanto los habitantes como sus invitados tengan la sensación de poder estar descalzos como en la playa de los Hamptons. Es por eso que la paleta de colores está inspirada en ella, con tonos de blanco y algunos detalles en negro. El suelo de madera fue blanqueado y lavado para que obtuviera ese aspecto, pero se dejaron expuestas las líneas naturales de los troncos para que no perdieran por completo su textura. En este espacio limpio y minimalista sólo encontramos toques de color en algunos muebles y obras de arte que rompen sutilmente con la monocromía.

www.ameeallsop.com