• Casas
  • Karine Monié
  • 09|11|2015
La reina del mix
En Estocolmo, nos abrieron las puertas del fascinante mundo de Evelina Kravaev Söderberg, directora creativa de H&M Home, quien nos recibió en su departamento.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201544/evalina2_6332_546x.jpg

"Para mí, una casa es un santuario y al mismo tiempo es un lugar donde festejar y compartir”, nos confesó Evelina Kravaev Söderberg. La mente creativa detrás de H&M Home vive, trabaja y sueña con el universo de la casa. Su estilo sereno, principalmente basado en tonalidades de negro, blanco y gris, tiende a crear espacios que expresan tranquilidad. Sin embargo, según ella, no hay que vivir en lugares demasiado perfectos. “Me encantan los hogares donde se siente que hay vida y donde se reflejan las personalidades de los moradores”, comentó Evelina.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201544/evalina6_6958_615x.jpg

Desde hace 17 años, vive en este departamento situado en el centro de Estocolmo con su esposo y sus dos hijos, y le parece inconcebible mudarse. En el agradable barrio Vasastan, la familia suele pasear en los dos parques cercanos, caminar a restaurantes y cafés y comprar productos orgánicos en tiendas locales. Desde los primeros segundos, Evelina se enamoró del departamento, pues había mucho espacio y luz, así como un plano cómodo que casi no cambió. “Lo único que necesitamos hacer fue redecorar”. Todas las paredes del departamento fueron pintadas de blanco, lo que permitió resaltar el hermoso parquet y las puertas originales. Parte de la recámara principal fue utilizada para ampliar la sala de baño, cuyo tamaño era inicialmente muy reducido, y se hizo una apertura más grande entre el comedor y la sala. Una vez que se realizaron estas adaptaciones, todo el esfuerzo consistió en escoger las piezas perfectas para cada rincón.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201544/evalina5_1929_546x.jpg

“Mi cocina refleja mi estilo, pues hay una mezcla de nuevas piezas con otras vintage”, comentó Evelina. En el comedor, el objetivo principal fue dar vida a un espacio acogedor donde la familia suele convivir en una atmósfera relajada. La mesa está rodeada de sillas antiguas color café adquiridas en Estocolmo. Además, los numerosos libros y piezas de arte favorecen la creatividad y resguardan secretos como la fotografía de Christy Turlington. “La encontré en un mercado de pulgas en Nueva York; después de investigar en internet, vi que era de Patrick Demarchelier —reconocido fotógrafo de moda francés—, ¡pero me costó sólo 20 dólares!” Por otra parte, las obras expuestas en el librero son de Vesa Kravaeva, la tía de Evelina, quien fue muy famosa en Bulgaria. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201544/evalina3_7063_546x.jpg

El lounge es el corazón del departamento. Ahí una ventana redonda —la única en todo el edificio— brinda originalidad y se vuelve un elemento decorativo. La selección de los muebles revela también una voluntad de singularidad. Es el caso particular del sofá Tufty-Time, de Patricia Urquiola para B&B Italia, cuyos módulos se pueden reunir o separar según los deseos de los habitantes. Los cojines y la manta son de H&M Home y revelan el gusto de Evelina por la combinación de texturas. La mesa es de los Eames y las sillas Swan son de Arne Jacobsen. “A lo largo de los años, constituimos nuestra colección de muebles mid-century, piezas vintage y accesorios de H&M Home que me encantan”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201544/evalina4_5368_615x.jpg

La paleta cromática de la sala de baño y la recámara principal es blanca y negra, una estética simple que invita al descanso. En su cuarto, Evelina decidió colocar sus joyas en cajas de vidrio de H&M Home, las cuales se vuelven un elemento clave de la decoración. Los recuerdos de la familia y sus gustos se leen a través del diseño interior de este departamento. Cada detalle cuenta una historia y no está aquí por casualidad. Una calavera negra de México, una botella creada por una amiga, una fotografía personal, un libro para inspirarse, un florero de vidrio, una pieza de mobiliario encontrada en una tienda vintage, todo parece ser un pretexto para que Evelina pueda expresar su inventiva y experimentar. “Para mí el departamento es vivo, tiene su propia personalidad y forma parte de la familia”, concluyó.