• Casas
  • Ana Quiroz
  • 04|05|2015
Fusión con el entorno
Una residencia a las afueras de Querétaro nos recuerda la tradición y la fuerza de la arquitectura mexicana contemporánea.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201517/casaqrtarocover_5255_615x.jpg

El arquitecto Juan Carlos Zorrilla ha orientado su trabajo sobre una línea de diseño contemporáneo funcional. Sus proyectos son artísticos y cálidos y reflejan una arquitectura cosmopolita, pero a su vez, reinterpreta los elementos característicos de la zona donde se ubican, así como la personalidad de sus clientes. Considera que las fachadas son un elemento muy importante en cada obra que concibe, ya que se trata de la primer impresión que se tiene de una residencia, y gusta de proyectar ambientes en armonía como primicia fundamental, además de tener sumo cuidado desde la propuesta arquitectónica hasta el mínimo detalle decorativo, porque de esta manera se logra un equilibrio entre estética y funcionalidad. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201517/casaqrtaro2_4603_546x.jpg

Situada dentro de un complejo residencial con campo de golf en Querétaro, esta casa es un espléndido ejemplo de respeto por el entorno. Se localiza en un terreno elevado que privilegia vistas emocionantes al campo; de allí la transparencia como concepto unificador con el ambiente para crear una atmósfera general de bienestar y libertad. El diseño es atemporal y confortable, con una arquitectura simple y alejada de protagonismos, donde lo más importante fue integrar los materiales estructurales para crear escenarios complacientes. La personalidad de la mayoría de las áreas se define por los materiales utilizados en su construcción: estructura metálica en negro, cristal para integrar exteriores con interiores, muros en tono blanco —algunos recubiertos por piedra natural que más que resaltar se incorporan al entorno—, el mármol y algunos granitos que acentúan los acabados, además de madera de Tzalam que, por su abundancia, otorga equilibrio y brinda calidez a los interiores de la casa. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201517/casaqrtaro1_7883_615x.jpg

El concepto siempre estuvo enfocado en hacer de este proyecto un gesto amigable, tanto con el entorno como para sus habitantes, por lo que el autor proyectó una arquitectura que parece deslizarse entre los espacios, a fin de organizar su desplazamiento. Las dobles alturas y el puente que comunica las áreas sociales con las privadas hacen de esta casa un proyecto individual y con carácter. La alberca potencia la horizontalidad del conjunto, además de lograr constantes efectos reflejantes en gran parte de la vivienda, gracias a las texturas de los materiales utilizados. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201517/casaqrtarocoverg_8087_615x.jpg

En los espacios interiores también destacan las estructuras de acero y el cristal, mientras que los cuerpos de concreto fueron empleados para las circulaciones y áreas de servicio, proporcionando al proyecto un interesante juego volumétrico y una estética equilibrada. Las áreas se integran y fluyen parcialmente juntas, aparentado mayor amplitud, al mismo tiempo que la vista continúa por toda la residencia, donde la terraza invita a disfrutar la calidez solar a través de un diseño rítmico. Luz natural recorre toda la casa y provoca la sensación de frescura, mientras que la luz artificial conserva el efecto de comodidad, pone en relieve las texturas y realza los volúmenes.