• Casas
  • Karine Monié
  • 07|10|2015
Inventiva en los Hamptons
El arquitecto Paul Masi encontró soluciones innovadoras para diseñar la casa perfecta para él y su familia.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201540/hamp3_2797_615x.jpg

Arquitectura y diseño interior: Bates Masi + Architects

Para muchos neoyorquinos, la región de los Hamptons —en la isla de Long Island, en la costa este de Estados Unidos— es sinónimo de fines de semana y de vacaciones. Pero Paul Masi y su familia residen ahí de tiempo completo. El socio fundador de Bates Masi + Architects y su esposa nacieron en esta área, en la que solían pasar los veranos. Ahora, con tres hijos —de 7, 9 y 11 años de edad—, decidieron diseñar un proyecto adaptado a su estilo de vida.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201540/hamp1_3615_615x.jpg

La vivienda se sitúa en el corazón de un pueblo animado a la orilla del océano donde la población crece de manera significativa durante los meses más calurosos. La ventaja es que la pareja puede hacer todo a pie —ir a tiendas y cafés o llevar a los niños a la escuela—, pero esta ubicación tan céntrica iba de la mano con un inconveniente: el ruido, en particular proveniente de la calle principal. “Este aspecto negativo llevó a una investigación extensa en términos de acústica arquitectónica, lo cual impactó la forma, los materiales y los detalles de la casa”, destacó Paul Masi. Como consecuencia, se instalaron una serie de muros paralelos de concreto que actúan como capas para aislar el bullicio, así como las temperaturas tanto bajas como altas, y para asegurar la privacidad de la familia.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201540/hamp5_8177_546x.jpg

En el interior, se diseñaron elementos alineados con este concepto para crear experiencias acústicas únicas. Por ejemplo, los escalones cambian de espesor conforme se camina del sótano al piso principal —donde se sitúan las áreas públicas, la master suite y el cuarto de invitados— hasta el último piso, que aloja las recámaras de los niños. La esposa del arquitecto estuvo muy involucrada a lo largo del proceso, el cual tardó 20 meses. La pareja pasó mucho tiempo identificando sus necesidades como familia, así como definiendo cómo quería vivir ahora y en el futuro. “Muchas veces la arquitectura se enfoca en lo visual como primera experiencia. Sin embargo, este proyecto tomó en cuenta la acústica desde el concepto global de diseño hasta los más pequeños detalles que se encuentran en la casa”, explicó Paul Masi.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201540/hamp2_223_615x.jpg

El diseño interior es una extensión de la arquitectura, y como tal, se logró crear un diálogo entre los dos. El resultado es que resalta una sola voz, una gran idea, en vez de elementos individuales. Se escogieron materiales como la madera y el metal por su capacidad de resistir a las variaciones climáticas. Además, gracias a la pátina que va a aparecer naturalmente con el paso del tiempo, la casa se fundirá cada vez más con el paisaje circundante y seguirá desarrollando su propia “personalidad”. “Lo que me encantó en el marco de este proyecto fue colaborar con artesanos especializados, entender mejor sus técnicas y haber sido capaces de trabajar juntos yendo aún más allá de sus métodos típicos y creando conceptos verdaderamente únicos para este proyecto específico”, confesó el arquitecto.