En lo alto de la montaña
Con caoba oscura en vez de pino dorado, Giorgio Armani transformó este refugio suizo en una versión haute couture del tradicional estilo alpino.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201427/giorgio_armani_3_7914_615x.jpg

Por: Mitchell Owens

Producción: Robert Rufino

Arquitectónicamente hablando, el valle Engadina en el sureste de Suiza no rompe esquemas. Mejor conocido por el exclusivo resort de Saint Moritz, este dramático tramo de 96 kilómetros de largo en medio de escarpadas montañas está salpicado de casas de piedra tradicionales cuyas fachadas color pergamino han sido adornadas con esgrafiados folklóricos, una técnica de decoración que consiste en tallar las paredes de yeso con punzones de hierro. También son características las ventanas pequeñas cuyo tamaño mantiene el frío alpino fuera mientras que sus recovecos de ángulos profundos canalizan la preciosa luz hacia el interior.

Construida en el centro de La Punt, Chesa Orso Bianco había sobrevivido a los siglos sin grandes cambios cuando el diseñador la vio por primera vez hace varios años. La fachada estaba cubierta con una capa poco romántica de cal, de manera que Armani le añadió su propio esgrafiado. Adentro, la distribución era bastante confusa, con “pequeñas habitaciones conectadas por una serie de corredores y escaleras que no seguían ningún plan específico”. Un rasgo más positivo era el considerable granero pegado a un extremo de la casa. Giorgio transformó inteligentemente el espacio rústico en una sala tipo loft inundada de luz, añadiendo una cortina de vidrio y una espaciosa terraza inspirada en las de la casa Lovell Beach (1926) del arquitecto Rudolph Schindler, en Newport Beach, California. La extensión transparente une visualmente a la arquitectura con las conmovedoras vistas de la montaña, mientras que las alteraciones quedan en gran parte ocultas a la vista de los transeúntes, asegurando que el carácter histórico de la calle permanezca inmaculado.

La madera es el mayor componente del estilo de Engadina, y por lo tanto de la Chesa Orso Bianco, cuyo nombre está encarnado en el oso polar disecado que vigila la sala (un regalo, comentó Armani, “de alguien a quien le tengo mucho afecto”). Al explicar su elección de la caoba, el diseñador señaló que no sólo es durable sino que tiene “un color y textura que transmiten una profunda sensación de calidez”. En el granero convertido en sala, las vigas de caoba en lo alto están colocadas para coincidir con el segundo piso de la casa adjunta, estableciendo una unión entre el aspecto anterior y el actual de la arquitectura, al mismo tiempo que amplifica el drama espacial. A pesar de las mejoras de alta costura que el diseñador le hizo al granero, su legado utilitario sigue sutilmente intacto. “Cada una de mis casas tiene una identidad específica que respeta su contexto mientras expresa mi propio credo estético al mismo tiempo”, puntualizó.

En la planta baja de la casa de La Punt, las puertas corredizas estilo japonés que cubren el vestíbulo central proporcionan acceso al comedor, la cocina y la sala. Un par de escaleras abiertas llevan a las seis habitaciones de la vivienda, incluyendo la extensa recámara principal en el piso de arriba con techos abovedados y ventanas de tragaluz.

En estos recintos privados, los elementos de caoba enmarcan las paredes aplanadas con marmorino veneziano color crema, una mezcla romana antigua de masilla de cal y mármol machacado que suele pulirse para parecerse a la caliza. Este tratamiento a prueba de agua también se emplea en la cocina, un espacio encantador con un techo abovedado en forma de barril y una majestuosa isla con dosel que le dan el aspecto de capilla privada.

De hecho, los silenciosos interiores de Armani tienen algo de espiritual, lo mismo que su espacios libres de adornos y que evitan conscientemente los extremos en cuanto a color, materiales y estilos. “Se trata de los básicos”, comentó el diseñador sobre su enfoque. “Olvídate de los excesos y concéntrate en la elegancia lograda mediante las líneas simples. La belleza debe estar ligada consistentemente a la funcionalidad, porque en donde sea que uno esté viviendo, debería ser un lugar donde te sientas totalmente a gusto”.