• Casas
  • Karine Monié
  • 15|07|2014
¡Alegría en la playa de El Salvador!
Esta casa destaca por abrirse completamente hacia el exterior y conectarse con el paisaje circundante.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201429/casa_el_salvador_1_3890_615x.jpg

Arquitectura y diseño interior: Cincopatasalgato

En su despacho “Cincopatasalgato”, ubicado en El Salvador, José Roberto Paredes transmite su visión de la arquitectura día tras día: según él, es esencial “dar más vueltas a las cosas, explorar hasta romper con lo tradicional y plasmar la personalidad, las necesidades y los deseos de cada uno de nuestros clientes. Creemos que cada persona es única y merece ser libre de expresar sus gustos y carácter. De una personalidad única resulta un proyecto singular”.

Después de haber viajado durante cuatro años, los dueños de esta residencia decidieron adquirir una propiedad en la playa, en Costa Azul, El Salvador (a una hora y media de San Salvador y cerca de la frontera con Guatemala), para establecerse en su país con sus dos pequeños hijos. El equipo de Cincopatasalgato se encargó de diseñar un verdadero paraíso para esta familia, un hogar acogedor y contemporáneo con toques rústicos y conectado con el paisaje al que se invita constantemente al interior.

De 470 metros cuadrados, la casa cuenta con un cuarto principal y tres dormitorios adicionales. Todos están vinculados con su entorno, pero cada uno tiene su propia esencia.Amantes de la comida fresca, los propietarios quisieron que la cocina fuera uno de los espacios clave de su vivienda. Ahí disfrutan preparar buenos platillos y saborearlos con sus hijos y amigos en el comedor, que es una continuación de la cocina.

Las puertas y ventanas corredizas fueron realizadas a la medida por los diseñadores Claudia y Harry Washington, quienes concibieron también varias piezas de mobiliario.Los pequeños patios interiores y jardines de arena refuerzan la sensación de apertura y unión con el paisaje. Según José Roberto Paredes, “funcionan como islas en el interior de la casa”.

El mezzanine alberga una sala de televisión, y en la parte trasera de la vivienda se encuentran un asador, una cancha para jugar futbol, el jardín y la piscina con vista al mar, otro elemento fundamental de la casa. Relajarse y divertirse, así como compartir momentos de felicidad de manera sencilla son las ideas de esta familia que no cambiaría su vida por nada.