• Casas
  • Miguel Sada
  • 11|11|2015
Industrial Chic Tailor Made
Una antigua refinería de azúcar en Montreal se reinventa para cobijar este luminoso loft de tres niveles.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201545/induc1_778_615x.jpg

Diseño interior: Les Ensembliers

A inicios de la década de 2000, la conversión de la antigua refinería de azúcar Redpath en unos lofts de lujo dio inicio al proceso de revitalización del distrito de Sud-Ouest de Montreal. La notable transformación de este edificio industrial histórico ganó varios premios, entre ellos uno de Héritage Montreal en la categoría reutilización, así como el premio Wawanesa por mejora del patrimonio. En este excepcional edificio, Les Ensembliers diseñaron una residencia de tres niveles que se desenvuelve en 550 metros cuadrados y que conecta tres departamentos contiguos. Los arquitectos y diseñadores abordaron el desafío de replantear las dimensiones iniciales y el propósito de las tres unidades distintas con éxito, dando lugar a una nueva vivienda coherente que encarna la personalidad de los propietarios.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201545/induc5_2182_546x.jpg

Al unir tres unidades separadas de esta estructura única, cada uno en un piso diferente, Les Ensembliers generaron un nuevo espacio con una personalidad compleja. “No queríamos que el nuevo sitio fuera simplemente la combinación de tres inmuebles distintos. Buscábamos aprovechar la potencia visual de carácter industrial del edificio”, explicó el arquitecto Maxime Vandal, socio fundador de Les Ensembliers. Con esa visión en mente, los diseñadores optaron por dos propuestas arquitectónicas audaces, una vertical y otra horizontal. La primera es una abertura central, la creación de un atrio que une los tres pisos y que lleva una mejor iluminación natural a la tercera planta. La segunda es un eje dinámico en forma de un piso elevado, que une las dos escaleras en el cuarto piso y, en el quinto nivel, un corredor que conduce a la sala de estar y al cuarto de huéspedes.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201545/induc2_1188_615x.jpg

Estas declaraciones arquitectónicas también hicieron posible la creación de una clara división en las zonas funcionales: entre el recibidor, el comedor, la cocina y el área de los niños, en el cuarto piso; entre las zonas comunes de la cuarta y la quinta planta, y entre los espacios privados del tercer nivel y el quinto. Cada elemento arquitectónico fue concebido para crear una transición fluida entre áreas con personalidades distintas, desde rincones acogedores hasta espacios diseñados para socializar. El carácter de cada una de las zonas fue definido por el diseño de los volúmenes, el uso de los materiales y la selección del mobiliario. Un espacio perfecto para platicar y compartir es el comedor, lo que se expresa a través de su impresionante chimenea central de acero, su techo alto, de la gran mesa ovalada, generosas ventanas y luminarios que consisten en pequeños focos que cuelgan en un marco cúbico de varillas de metal.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201545/induc4_9948_546x.jpg

Todo está diseñado para destacar los impresionantes volúmenes de los antiguos espacios industriales. Mientras tanto, la cocina se redujo a lo esencial: tres islas minimalistas, y todo el almacenamiento y electrodomésticos ocultos detrás de las paredes laqueadas. Contrario a lo anterior, el dormitorio principal en el tercer piso expresa un cálido confort con algunas notas de elegancia urbana. A medida que se ingresa en él, las dos paredes bajas de madera que enmarcan las escaleras forman un capullo que indica al visitante la entrada a un refugio íntimo. Los diversos elementos que conforman este espacio, que incluyen colores cálidos, superficies suaves al tacto, muebles y materiales especialmente seleccionados —paredes de seda color turquesa, la chimenea de mármol Verona y un loveseat de terciopelo— propician comodidad absoluta.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201545/induc3_185_546x.jpg

La residencia es una fusión del espacio de origen industrial y la personalidad de los habitantes. Las áreas interiores se construyeron como un juego de contrastes entre el carácter industrial bruto y el gusto por el lujo y el confort urbano. Esta interacción de referencias que también se observa en la selección de los elementos decorativos, caracteriza el enfoque de Les Ensembliers. Por ejemplo, las vetas del mármol Verona de la chimenea inspiraron la elección de la pintura japonesa sobre la cama. Las patas de una silla se asemejan a los tacones de aguja de los zapatos de la propietaria. En la sala de baño, los muros cubiertos con centavos son un tributo a la moneda descontinuada. “Cada objeto fue cuidadosamente elegido por su personalidad y la forma en que se conecta con el todo. Ya sea un marco antiguo o un mueble a la medida, nada está ahí por casualidad”. En esta vivienda, cada habitación fue diseñada como una obra de arte, con toques impresionistas calculados para originar respuestas emocionales únicas y complejas.