• Casas
  • Karine Monié
  • 18|11|2015
Un edén en Portugal
A sólo unos pasos del océano Atlántico, esta casa de mil 500 metros cuadrados es el hogar de ensueño de una joven pareja y sus hijos.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201546/edenp2_8130_615x.jpg

Diseño interior: Casa do Passadiço

El despacho Casa do Passadiço —autor de la realización de este proyecto— nació de una historia familiar que empezó en los años 90, cuando Catarina Rosas (la madre) comenzó a desempeñarse como arquitecta de interiores. Rápidamente, sus hijas, Claudia y Catarina Soares Pereira, se unieron al proyecto, pues comparten también esta pasión por la decoración. Desde hace más de 20 años, el equipo —cuya oficina se sitúa en una mansión del siglo XVIII, en el centro histórico de Braga, Portugal— diseñó proyectos residenciales y comerciales en varios sitios del país como Lisboa, Porto y Comporta, así como en ciudades en el extranjero como París, Florencia, Londres, Nueva York y Miami.    

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201546/edenp5_8633_546x.jpg

Esta vivienda se ubica en Estoril, una zona privilegiada de Portugal, a la orilla del mar. Famosa por sus hermosas playas, solía ser el lugar de vacaciones de los reyes y reinas europeos. La luz natural es excepcional y el panorama que ofrece el océano es fascinante. Una joven pareja decidió instalarse aquí con sus hijos y confiaron en Casa do Passadiço para llevar a cabo el proyecto. “El propietario ya había sido nuestro cliente previamente”, enunciaron las tres líderes. “Los moradores se involucraron mucho, pero fue un proyecto fácil, ya que conocían muy bien nuestro trabajo y estilo. Todo fue muy natural”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201546/edenp3_6096_615x.jpg

Rodeada de un jardín de más de tres mil metros cuadrados, la residencia tiene una arquitectura moderna y simétrica —concebida por Anouska Hempel—, con una fachada principal de piedra de esquisto. “Nuestra principal preocupación fue definir los interiores alrededor de la idea de equilibrio”, destacaron las profesionales de Casa do Passadiço. Se privilegiaron las líneas depuradas y las tonalidades neutras para crear una atmósfera acogedora y elegante al mismo tiempo, así como un ambiente que pueda estar en constante evolución. La arquitectura equilibrada permitió jugar con la simetría en un espacio sofisticado donde se yuxtaponen materiales nobles y telas con texturas. En la sala, los sofás de lino gris son de Flexform y las mesas fueron diseñadas por el equipo de Casa Do Passadiço. Antigüedades portuguesas, objetos de marfil que pertenecen a la familia y chandeliers de cristal o de plata adornan varios rincones de la vivienda.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201546/edenp4_1273_615x.jpg

La colección de arte de los propietarios es otro de los elementos importantes. Por ejemplo, en la esquina del comedor, un sillón de cuero y lino de Promemoria convive con un cuadro del artista portugués Pedro Cabrita Reis. El color se introduce principalmente a través de las obras y en algunos detalles decorativos, como los cojines de seda Hermès. El espectáculo continúa al exterior. La impresionante entrada —adornada con una antigua alfombra persa— lleva directamente al océano y a la piscina, cuya vista es espectacular. El mobiliario outdoor de teca y hierro —de las marcas Roda y Meridiani— invitan a perder la mirada en el horizonte.
 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201546/edenp6_8580_546x.jpg

Inspiradas por el arte, la naturaleza y la moda, e influidas por Richard Neutra, John Lautner, Oscar Niemeyer, Luis Barrágan, Christian Liaigre, Andrée Putman y Dorothy Draper, entre otros, las tres diseñadoras de Casa do Passadiço concluyen: “Lo que más disfrutamos es cuando terminamos el proyecto y se lo enseñamos al cliente. Ver el resultado de todo el trabajo cumplido y la alegría de los moradores es nuestra recompensa” .