• Casas
  • Karine Monié
  • 05|12|2014
Rancho californiano
Esta vivienda de seis habitaciones es el hogar ideal para una estrella de baloncesto y su familia.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201449/rancho_californiano2_1237_546x.jpg

Diseño Interior: Jeff Andrews

Tyson Chandler (jugador de la NBA), su esposa Kimberly (emprendedora interesada en el arte y la moda) y sus tres hijos están acostumbrados a viajar y a mudarse a través de los Estados Unidos: Chicago, Nueva Orleans, Charlotte, Dallas y Nueva York son algunos de los sitios donde la familia ha radicado. Después de tantos cambios, el deseo de tener un hogar “fijo” emergió. Así es como nació el sueño de esta casa de seis habitaciones y un piso, cuya superficie alcanza más de 850 metros cuadrados.

Ubicada en las afueras de Los Ángeles, en el barrio Hidden Hills, que está cerca de Malibú y Santa Mónica, esta vivienda es el verdadero refugio de la familia, el sitio al que siempre quieren regresar. Está conformada por una sala de estar con una chimenea, una oficina, un bar, una cocina gourmet con una isla de mármol, instalaciones profesionales y una cava de vinos, una loggia cubierta, una alberca, un gimnasio y una cuadra para el caballo pura sangre de los dueños.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201449/rancho_californiano1_5613_615x.jpg

Jeff Andrews —que suele trabajar para celebridades como Kourtney Kardashian y Michael C. Hall, entre otros— estuvo a cargo del diseño interior: “Me encanta trabajar con clientes que tienen un gran sentido de lo que es el estilo personal, pues en estos casos el proceso creativo se vuelve más colaborativo e interesante”. Fue lo que sucedió en el marco de este proyecto, como lo destacó Jeff Andrews: “Me dieron mucha libertad en el diseño. Sin embargo, trabajé de manera muy estrecha con Kimberly para alcanzar ellook perfecto y transmitir la sensación que ella quería crear a través de la casa”.

Cada habitación fue diseñada para tener un estilo propio sin olvidar la coherencia entre todos los espacios. La mezcla sofisticada entre lo vintage y lo moderno se combina con varias texturas y motivos monocromáticos, que originan un ambiente a la vez glamoroso y agradable para una vida en familia. Algunos muebles fueron hechos a la medida, y se quiso crear interiores adaptados para los niños. “Los clientes y yo nos entendimos inmediatamente. Compartimos la misma visión general de la casa”, Jeff Andrews. Las tonalidades son suaves con toques metálicos, lo que da como resultado una estética chic y apacible. Con su techo de doble altura, pisos de madera y habitaciones amplias, la casa tiene el estilo de rancho californiano moderno, “bien diseñado pero no demasiado diseñado”, agregó Andrews.

Sus referencias son Frank Gehry y Paul Williams, en cuanto a arquitectura, y Axel Vervoordt y Billy Haines en cuanto a diseño interior. Sin embargo, su mayor fuente de inspiración fue “el deseo de mis clientes de tener una vivienda que fuera su santuario, con muchas salas donde crecer como familia. Las casas bien diseñadas, en particular para una joven familia como ésta, deben poder crecer con ella. Para mí, la comodidad es tan importante como la belleza del diseño. A través de la mezcla de estos elementos, se tiene que alcanzar la armonía”, concluyó.