• Casas
  • Karine Monié
  • 01|12|2014
Renacimiento total
Es difícil imaginar que esta casa de 440 metros cuadrados, rodeada de un jardín de una hectárea en Gerona, España, fue diseñada a partir de una ruina.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201449/renacimiento_total_3_8164_615x.jpg

Cuando un arquitecto idea su propia vivienda y logra realizar su sueño, el resultado es inevitablemente impactante. La holandesa Co Govers fundó el despacho ZEST Architecture en 2008, con sede en Barcelona, y suele trabajar con su equipo en obras nuevas, restauraciones, proyectos de interiorismo y de paisajismo, así como en diseño de piscinas. Dos conceptos la guían: el diseño activo, que consiste en diseñar para minimizar las necesidades de climatización, y el diseño integral, según el cual se incorporan desde el anteproyecto las decisiones sobre la eficiencia energética y la climatización. Además, Co Govers elige los materiales —en muchos casos naturales pero utilizados de manera innovadora y minimalista— “por su wabi sabi, un concepto japonés. Wabi se refiere a las imperfecciones naturales que el material puede tener y que lo hacen bello. Sabi se refiere a cómo un material se vuelve bello al envejecer”. Es precisamente esta idea la que se refleja en la Villa CP. “Mi sueño como arquitecta era combinar lo viejo con lo nuevo en mi propia casa”, señaló. “El barro de los muros tiene un ligero efecto nuboso y es menos fino en algunas partes que en otras. La madera es un material natural que se mueve y decolora con el tiempo. El hormigón pulido de los suelos revela claramente el trabajo del artesano que lo pulió. El acero Corten muestra las trazas del agua que cae encima y causa la oxidación, etc. De este modo, la casa se vuelve más bella con el paso del tiempo”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201449/renacimiento_total_2_5918_615x.jpg

Ya que la relación entre el arquitecto y su cliente es fundamental para dar vida a cualquier proyecto, Co Govers encontró una solución original en el marco de la construcción de su propio hogar: “Decidimos que mi marido nos representaría como cliente mientras que yo sería la arquitecta encargada. Funcionó muy bien. Inicialmente buscábamos una casa bastante moderna, así que cuando al final decidimos restaurar una ruina, quisimos hacerlo de modo llamativo (en vez de elegir una forma más rústica y tradicional, como es el caso de la mayoría de las granjas catalanas)”.

Entre algunos de los desafíos enfrentados para dar vida a este proyecto que cuenta con cuatro habitaciones, tres baños y una ducha exterior —además de una casa de invitados al lado—, cabe mencionar, por ejemplo, las estrictas reglas en cuanto a la rehabilitación y la restauración que impactaron en particular la reconstrucción de los antiguos muros de piedra, el uso de un pozo para recoger agua —ya que la casa está lejos de todo—, una instalación de geotermia para tener un sistema de calefacción y refrigeración eficiente en cuanto a energía, la utilización de corcho para aislar la cubierta y los muros exteriores, y el hecho de que la piscina natural crea una nueva vista desde la cocina y el comedor, mientras que originalmente había un gran desnivel en esta parte del jardín, entre otros.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201449/renacimiento_total_1_3380_615x.jpg

El mobiliario clásico, como la Bird Chair de Harry Bertoia y las sillas Wishbone de Hans Wegner, se combinan con piezas de Minotti, MDF Italia y muebles vintage de madera oscura adquiridos en Barcelona. La colorida alfombra de piel de vaca de la sala es una creación de la hija de la arquitecta, y varias obras fueron hechas por los miembros de la familia. “De todos modos, las paredes tienen muy poca necesidad de arte, ya que las vistas son espectaculares por todas partes. De hecho, las ventanas de la casa son como pinturas”, destacó Co Govers.