• Casas
  • Jessica Moreno
  • 07|11|2016
Fusión interiorista
Líneas modernas e históricas se fusionan en este edificio australiano, cuya memoria comenzó hace casi 100 años.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/45/surryhills2_5513_615x.jpg

El edificio Edwards & Co es uno de los más emblemáticos del suburbio Surry Hills, en Sídney. En los años 20s era una fábrica de té y posteriormente una agencia de publicidad, que lo marcó con una estética industrial. Recientemente fue transformado por la arquitecta Josephine Hurley en una residencia privada de 300 metros cuadrados distribuidos en 2 niveles. Su cliente -un arquitecto convertido en músico-, necesitaba grandes habitaciones, cómodas y prácticas, que no perturbaran los rasgos originales de la construcción. Fue así que los muros de ladrillos y las grandes ventanas arqueadas se convirtieron en el marco de la decoración, al mantener el carácter histórico de la casa.

Lee también: Este departamento australiano destaca por su carácter histórico.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/45/surryhills3_4383_615x.jpg

Los detalles modernos llegaron en forma de una paleta en tonos de gris, mobiliario sobrio, piso de madera y acentos blancos, que conviven en el espacio para lograr un estilo que perdura en el tiempo. En la primera planta de la residencia encontramos las áreas comunes y una zona musical con un gran piano, que en ocasiones festivas se puede abrir hacia la terraza. Mientras en la segunda planta se ubica la habitación principal con un baño que lleva al exterior, y un área de descanso ideal para alojar invitados. Dentro del nuevo departamento australiano, capas de historia y acabados modernos enriquecen los interiores para convertirlo en un hogar tranquilo y acogedor para sus habitantes. 

www.josephinehurley.com